Alba Luz Ramos dice que crimen de Cabral es un “mensaje” del narcotráfico

La presidenta de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Nicaragua, Alba Luz Ramos, dijo hoy que el asesinato del cantautor argentino Facundo Cabral, ocurrido el sábado en Guatemala, "es un mensaje del narcotráfico" para los gobernantes de la región dado su empeño de aplicar un plan conjunto de seguridad.

Alba Luz Ramos, presidenta de la Corte Suprema de Justicia. LA PRENSA/ ARCHIVO

ACAN-EFE

La presidenta de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de Nicaragua, Alba Luz Ramos, dijo hoy que el asesinato del cantautor argentino Facundo Cabral, ocurrido el sábado en Guatemala, «es un mensaje del narcotráfico» para los gobernantes de la región dado su empeño de aplicar un plan conjunto de seguridad.

La magistrada tildó de «especulaciones» la tesis de las autoridades guatemaltecas de que Cabral fue una víctima casual en un atentado que en realidad estaba dirigido al empresario nicaragüense Henry Fariña, quien conducía al artista hacia el aeropuerto al momento del suceso.

«A mí me parece más acertado pensar que» la muerte de Cabral «es un mensaje del narcotráfico internacional a los gobernantes por el plan de seguridad regional que se está lanzando», y para el que Centroamérica ha pedido ayuda internacional, dijo a periodistas la titular del Poder Judicial.

Esa tesis tiene «más cohesión» que la esgrimida por las autoridades guatemaltecas, ya que no existen evidencias claras ni concretas que confirmen que el ataque iba dirigido contra Fariña, dijo Ramos a los periodistas.

«Estoy consciente que Guatemala está en una situación muy difícil y que tienen que tratar de desembarazarse lo más posible, porque no es fácil matar a un hombre que es mensajero de la paz», eso «es, diría, como un karma para ese país», razonó Ramos.

Guatemala tiene «que buscar como echarle la culpa a alguien, aunque allí hayan 17 muertos por día y una violencia incontrolable», añadió la presidenta de la CSJ, quien agregó que esto afecta al gobierno del presidente del país, Daniel Ortega.

Las autoridades guatemaltecas informaron ayer de la detención de dos supuestos sicarios guatemaltecos directamente involucrados en el atentado, quienes habrían sido contratados por un «centroamericano» para asesinar a Fariña, sin más precisiones.

El diario La Prensa de Guatemala, por su parte, informó este miércoles que un «nicaragüense» identificado como «Alejandro» fue quien ordenó asesinar a Fariña porque éste le robó dinero procedente de la venta de drogas, según el relato de un testigo presencial del crimen que se entregó a la Fiscalía el lunes pasado.

«Por qué, quién es el señor Fariña? Ni siquiera es conocido en Nicaragua (…) me parece que están ensuciando el nombre de una persona», argumentó Ramos al rebatir la tesis guatemalteca y criticar a la prensa de Nicaragua por hacerse «eco» de la misma.

Fariña, de 40 años y radicado en Guatemala, ha sido identificado como un empresario artístico, promotor de los conciertos de Cabral en la región, y supuesto propietario de varios clubes nocturnos en Centroamérica.

Se encuentra recuperándose de los ocho balazos que recibió en el atentado del sábado en una clínica de la capital guatemalteca, fuertemente custodiado por las policía que espera interrogarlo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: