¿Amor por un día?

He de confesar que soy una romántica incurable que vive enamorada, sobre todo de la vida. Adoro, por ejemplo, caminar bajo la lluvia, se ha vuelto ya una tradición, siempre espero con ansias la primera del año. Me encanta también contemplar la inmensidad del mar y ver el atardecer. Intento amar cada día que Dios me otorga y también expresarlo, así corra riesgos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: