¿Amor por un día?

He de confesar que soy una romántica incurable que vive enamorada, sobre todo de la vida. Adoro, por ejemplo, caminar bajo la lluvia, se ha vuelto ya una tradición, siempre espero con ansias la primera del año. Me encanta también contemplar la inmensidad del mar y ver el atardecer. Intento amar cada día que Dios me otorga y también expresarlo, así corra riesgos.

He de confesar que soy una romántica incurable que vive enamorada, sobre todo de la vida. Adoro, por ejemplo, caminar bajo la lluvia, se ha vuelto ya una tradición, siempre espero con ansias la primera del año. Me encanta también contemplar la inmensidad del mar y ver el atardecer. Intento amar cada día que Dios me otorga y también expresarlo, así corra riesgos.

Hoy se celebra el Día del Amor y de la Amistad, festejo que empezó en el Reino Unido, lo adoptó Estados Unidos y ahora todo el mundo. El nombre de Cupido, hijo de la diosa romana Venus, proviene de una palabra latina que significa “deseo”, y la leyenda cuenta que este querubín rollizo es capaz de hacer que una persona se enamore de otra disparándole una flecha dorada en el corazón.

Estoy segura que todos ustedes más de alguna vez ya fueron flechados y que ese sentimiento no lo expresaron en un solo día; eso sería limitarse.

El amor es para vivirlo siempre con intensidad. No se ama solo por un día. Maravilloso sería que se amara a la antigua: con cartas, serenatas, rosas, cenas románticas, chocolates…, detalles que se atesoran en el corazón. Pero la nueva era nos ha consumido, y todo se ha reducido a llamadas o mensajes de texto.

No me opongo a que se celebre este día. Al contrario, me sumo a todas las personas que deseamos que se celebre todos los días. Y para ponerles un ejemplo de que sí se puede, tres felices parejas nos comparten su historia de amor, que incluso ha vencido todo tipo de barreras.

Amar le hace bien a nuestro cuerpo, fortalece los anticuerpos que proporcionan inmunidad contra las enfermedades. También es vitamina para el alma y para un espíritu más joven y dinámico. Es un excelente antídoto contra el estrés y el mejor elixir de la vida.

¿Saben por qué se asocia el símbolo del corazón con el amor? Porque el amor reduce múltiples enfermedades del corazón.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: