Árbol sirve de basurero

“El Pochotón” le llaman comúnmente los pobladores del municipio de Potosí, a un inmenso árbol de pochote que aún luce imponente a pesar que muchos ciudadanos le han pegado fuego y otros lo ocupan de basurero.

No se sabe con exactitud la edad del pochote y se ha asociado a historias de espantos. LA PRENSA / R. VILLARREAL

Ramón Villarreal

“El Pochotón” le llaman comúnmente los pobladores del municipio de Potosí, a un inmenso árbol de pochote que aún luce imponente a pesar que muchos ciudadanos le han pegado fuego y otros lo ocupan de basurero.

Carlos Alvarado Parrales, responsable de la unidad de gestión ambiental de la Alcaldía de Potosí, dice que la municipalidad no ha necesitado crear una ordenanza para protegerlo, pues está protegido por la ley 585, Ley de veda para el corte, aprovechamiento y comercialización del recurso forestal, que prohíbe el corte y comercialización de caoba, cedro, pochote, pino, mangle y ceibo.

“Es un patrimonio municipal, se cuentan montones de historias de ese pochote, de sustos y espantos y las personas mayores recuerdan que las daba miedo pasar de noche cerca de ese pochote”, comentó.

El pochote tiene poco más de ocho metros de grueso, su altura puede alcanzar los seis metros y se estima puede tener unos 200 años.

Teódulo Morales, de 79 años, habitante de Sabana Grande Potosí, recordó que antes de ese pochote, hubo otro antiguo, que quedaba en la hacienda Casa Colorada, donde se decía salía el demonio, pero la gente lo quemó por miedo.

MUCHAS HISTORIAS

“Pero el pochote que está actualmente, es cierto que es viejo, pero fue un poste que pusieron de cerca, y él fue creciendo y nunca nadie lo cortó y la gente siguió hablando de espantos, aunque yo trabajé 13 años de lechero en Casa Colorada y nunca vi nada” recordó.

Otra señora que se identificó solo como Nora, de 55 años, dijo que cuando era joven y pasaba por el lugar, se le erizaba la piel, porque ahí se oía hablar de muchos espantos, que salía un hombre desnudo, el cadejo y mucha gente decía que salía el diablo.

Por esos mitos muchos han tratado de acabar con el pochote de Potosí. El hueco que el fuego ha hecho dentro del árbol , sirve de nido para los murciélagos y algunos pobladores lo ocupan de basurero.