Más crédito, mayor cautela

Los países de América Latina donde se nota un aumento marcado del crecimiento del crédito bancario suponen tanto ventajas como riesgos, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

José Viñals. LA PRENSA/ L. NAVAS

Lucía Navas/Washington

Los países de América Latina donde se nota un aumento marcado del crecimiento del crédito bancario suponen tanto ventajas como riesgos, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La entidad califica de manera positiva el hecho que los sistemas financieros busquen su expansión de préstamos, especialmente a los sectores productivos, lo cual permite impulsar el crecimiento económico, sin embargo el riesgo está en que la mora crediticia aumenta en el mismo ritmo.

[doap_box title=»En aumento» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

25.9% fue el crecimiento interanual de la cartera de crédito bruta de préstamos del Sistema Financiero Nacional.

2,421 millones de dólares totalizó la cartera bruta de crédito en marzo pasado, de acuerdo con el Banco Central de Nicaragua.

3,863 millones de dólares es el nivel de depósitos registrado hasta febrero.

[/doap_box]

Durante la presentación del reporte sobre la Estabilidad Financiera Global, el director del Departamento Monetario y de Capitales del FMI, José Viñals, ha llamado la atención en que las autoridades supervisoras de los sistemas financieros latinoamericanos deben reforzar las normas supervisoras y estar en constante monitoreo de las carteras, para evitar que sus bancos entren en problemas.

El Fondo plantea que lo conveniente es que el crecimiento de las tasas de crédito con relación al Producto Interno Bruto (PIB) de cada país debe ser “gradualmente”. Y que esto supone una vigilancia mayor.

“Cuando hay períodos en que el crédito está creciendo muy rápidamente, sabemos que este gran indicador supone que mañana habrá créditos no redituales …así que pensamos que las autoridades deben estar pendientes, deben asegurarse de que las bancos están cuidando correctamente de la calidad, que disponen del suficiente capital que sirva de ‘colchones’ congruentes con los riesgos”, planteó Viñals.

AL MARGEN DE LA EUROZONA

El FMI prevé que las autoridades financieras y monetarias de Latinoamérica tienen un gran reto en asumir políticas y medidas encaminadas a que sus sistemas bancarios no sean contagiados por los problemas de la Zona Euro, por medio de la inyección de más recursos en las sucursales bancarias que tienen en los países de esta región.

Viñals señala que incluso para el FMI lo conveniente en el actual contexto de crisis económica mundial es que el crecimiento del crédito bancario se desacelere.