El libro es herramienta de liberación

Hoy se celebra el Día del Libro, en Nicaragua y en todas partes del mundo. Se trata de una celebración para promover la cultura y el crecimiento de la persona humana por medio de la insustituible lectura del libro. Por lo tanto es una celebración que nos debe comprometer a todos.

Editorial: El libro es herramienta de liberación

Editorial: El libro es herramienta de liberación

Hoy se celebra el Día del Libro, en Nicaragua y en todas partes del mundo. Se trata de una celebración para promover la cultura y el crecimiento de la persona humana por medio de la insustituible lectura del libro. Por lo tanto es una celebración que nos debe comprometer a todos.

La celebración del Día del Libro fue instituida en el año de 1995 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), con el fin de promover la lectura y “estimular aquellas manifestaciones que persiguen la creación o el fortalecimiento de las infraestructuras de producción y difusión de libros”. La Unesco escogió el 23 de abril de cada año para hacer esta celebración, a fin de honrar la memoria del más deslumbrante de los escritores españoles, don Miguel de Cervantes Saavedra, del insigne literato inglés William Shakespeare, del celebrado escritor peruano e hispanoamericano Inca Garcilaso de la Vega (cuyo verdadero nombre era Gómez Suárez de Figueroa), y de otros destacados creadores literarios de diversas partes y lenguas del mundo cuyas fechas de muerte o nacimiento convergen alrededor del 23 de abril.

El Día del Libro se celebra en todas partes con diversas actividades culturales, particularmente literarias, como ferias de libros, lectura de poemas, representaciones dramáticas, etc. En Nicaragua, que se enorgullece por tener como gran referente nacional al poeta universal Rubén Darío y donde se realiza cada año un exitoso festival internacional de poesía; que además tiene un elenco de consagrados escritores cuyos libros son apreciados internacionalmente, la celebración de este día tiene una importancia muy significativa.

Se acostumbra decir, y es cierto, que la celebración del libro debe ser todo el tiempo, dedicando cada día el tiempo suficiente a la lectura, porque la cultura literaria es un alimento espiritual que no le debe faltar a nadie, igual que el alimento material. En realidad, entre más educada y culta es una persona, más oportunidades tiene de crecer, de superarse y triunfar; aparte de que el solo hecho de ser educado y tener cultura literaria es un componente que fortalece la autoestima del individuo y le produce una inmensa e incomparable satisfacción.

Es importante entonces que en la promoción de la lectura se involucren todos los organismos y agrupaciones que trabajan de algún modo por la superación de las personas en general y de los ciudadanos en particular. En esto se deben incluir los partidos políticos democráticos, porque una persona que lee cobra conciencia más fácilmente de sus derechos y sus deberes; y es más difícil que sea atrapada por la demagogia del populismo, el clientelismo y la dictadura, cuyo caldo de cultivo es la ignorancia, el atraso y la pobreza material y espiritual.

El libro es, pues, una herramienta de liberación.