Sandino y el frentismo de Ortega

No hay duda que la tragedia de los héroes es la de ser manipulados, ya que ellos no pueden levantarse de sus tumbas para protestar por los viles atropellos que cometen en su nombre, quienes arropados con el manto de la burda demagogia proclaman y se identifican falsamente con sus ideales y con sus nobles postulados.

No hay duda que la tragedia de los héroes es la de ser manipulados, ya que ellos no pueden levantarse de sus tumbas para protestar por los viles atropellos que cometen en su nombre, quienes arropados con el manto de la burda demagogia proclaman y se identifican falsamente con sus ideales y con sus nobles postulados.

Así vemos que la revolución nicaragüense que se inspiró en la lucha patriótica del general Augusto C. Sandino, y que en su momento no solo fue la esperanza de nuestro pueblo sino de toda América Latina, hoy aparece registrada en los anales de nuestro Continente como la acción nefanda de un grupo de aventureros que, al igual que cualquier otra pandilla gansteril después de derrocar a la dictadura, se repartieron los despojos del Estado al mejor estilo de las aves de rapiña. Son tan negativos sus resultados que hasta connotados marxistas-leninistas de Europa y otras latitudes que antes ponderaban la ideología del FSLN, hoy los califican de “basura” y de “detritus” y se afrentan que se sigan llamando revolucionarios.

[doap_box title=»Una de las tareas » box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

  • Una de las tareas pendientes que tiene la gran mayoría de nuestro pueblo es la de rescatar la gloriosa figura de Sandino del cenagal en que lo tienen sumergido los del FSLN. Todo esto se podrá y se deberá hacer solo cuando logremos liberarnos de la dictadura imperante de los Ortega-Murillo.

[/doap_box]

Y la verdad es que en Nicaragua lo que se produjo fue un asalto al poder y no una revolución. “Quítate tú para ponerme yo”, según el decir popular. Tampoco se logró llevar a la práctica el pensamiento vivo de Sandino, que es rico en su amor por Nicaragua, porque el FSLN encabezado por Daniel Ortega lo que ha hecho en la práctica es reeditar la corrupción somocista en una nueva edición corregida y aumentada.

Dicen que para muestra basta un botón y para demostrar la contradicción entre lo que hizo y dijo Sandino con la actual Dirección Nacional del FSLN, aquí les presento varios botones:

1) Mientras Sandino declara en su Manifiesto del 2 de octubre de 1927: “El pueblo es soberano y debe respetársele su derecho de elegir a sus gobernantes; y por esto luchará sin descanso hasta hacer efectivo ese derecho”; Daniel Ortega y su grupo de facinerosos han cometido dos monstruosos fraudes y se aprestan a realizar un tercero en las anunciadas elecciones municipales de noviembre próximo.

2) Mientras Sandino era probo y exigente en su rendición de cuentas, pues contabilizaba hasta las cajas de fósforos que recibía para uso de su ejército (Recibo del 11/03/1932); Daniel Ortega y sus secuaces se niegan a rendir cuentas de Alba-Nica y de otras empresas autoadjudicadas por el FSLN en la década de los ochenta.

3) Mientras Sandino y su estado mayor eran pobres y se negaban a tener propiedades (tierras, casas, etc.) (Entrevista con R. Belausteguigoitìa, febrero 1933); Ortega y su familia y los dirigentes del FSLN se han convertido en los nuevos ricos producto de la rapiña y la extorsión a la que han sometido al desventurado pueblo de Nicaragua.

4) Mientras Sandino proclamaba que “la política de nuestro país no debe de emanar de una nación extraña, sino que debe de estar basada en el más alto espíritu nacional” Daniel Ortega propugna por seguir la línea política que le trazan Chávez, los hermanos Castro y el déspota de Irán.

En consecuencia, una de las tareas pendientes que tiene la gran mayoría de nuestro pueblo es la de rescatar la gloriosa figura de Sandino del cenagal en que lo tienen sumergido los del FSLN. Naturalmente, que todo esto se podrá y se deberá hacer solo cuando logremos liberarnos de la dictadura imperante de los Ortega-Murillo, que hoy mantienen secuestrada la democracia con la que tanto hemos soñado los nicaragüenses. El autor es Secretario General de la Asociación de Nicaragüenses en el Extranjero (ANE). San José, Costa Rica

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: