Cartas al Director

El año 2012 ya es historia, atrás quedaron las alegrías vividas y las tristezas sufridas, también atrás quedó algo de nuestras vidas, bueno o malo.

Perdón y justicia

El año 2012 ya es historia, atrás quedaron las alegrías vividas y las tristezas sufridas, también atrás quedó algo de nuestras vidas, bueno o malo.

El tiempo de Navidad recién transcurrido nos recuerda el nacimiento de Cristo, este acontecimiento nos incita a los cristianos a perdonar las ofensas inferidas en contra nuestra por algunos de nuestros semejantes, amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos.

Qué difícil es para muchos de nosotros poder perdonar, amar al que nos odia y poder olvidar y comenzar una nueva cuenta después de todos los atropellos vividos en el 2012, como pasar al lado del que nos hizo daño sin sentirnos agredidos, sin poder pecar sabiendo que se peca con un mal deseo.

Escuché decir a alguien en estos días: “Yo le doy gracias a Dios por estar bien, pero no soy sincero cuando digo a alguien Feliz Navidad, ni me siento bien que me lo digan, porque esta Navidad a pesar del ambiente colorido, no logró disipar el mal sabor de unas elecciones que terminaron en robo y muerte”.

Cómo decirle feliz Navidad a los habitantes de Matiguás, La Guinea, Ciudad Darío y otros municipios que por los siguientes cuatro años estarán siendo mal gobernados por usurpadores, gente sin principios que al menor intento del pueblo por hacer valer un derecho, no le van a dar espacio para expresarse, sino más bien la amenaza de un morterazo o un escopetazo.

Cómo creer que los alcaldes y concejales robados han vivido una feliz Navidad y pueden olvidar el mal que se les hizo, la ofensa del robo y la burla de un Consejo Supremo Electoral, con un Herodes al frente, que con la mayor desfachatez declaró ganadores a los perdedores.

Cómo pedirle a las mujeres de La Guinea, casi violadas por policías, que olviden el rostro de sus agresores y que olviden la frialdad con que doña Aminta Granera ha tratado su caso. Cómo decirles feliz Navidad a los familiares de Vidal Obando y Juan Miguel López asesinados en Darío por policías y hermanos cristianos, socialistas y solidarios; no es posible sin que en el ambiente se sienta un síntoma de burla, de ofensa, de rabia.

El pasado sábado 5 de enero se cumplieron dos meses del robo y la masacre en Darío. Que Dios nos ayude a perdonar el daño que nos hicieron y que Él realice la justicia que dejamos en sus manos, es la única que puede ser posible, ya que la de los hombres se apagó hace tiempo, como las luces de la Navidad.

Marcos Orozco Rayo, periodista, Ciudad Darío

Catedral metropolitana

A través de estas páginas del Diario LA PRENSA me dirijo a monseñor Leopoldo Brenes para hacerle la siguiente pregunta, ¿por qué hay tanto descuido en la nueva Catedral de Managua?

La gente que pedía a la entrada, ahora lo hace en el atrio, en las puertas y hasta en las bancas de la iglesia.

Personas con problemas mentales se meten con sacos llenos —quién sabe de qué— y hasta parece que duermen en el lugar.

En el lugar del Sagrario donde está el Santísimo, han colocado imágenes, las imágenes de Jesús y María son preciosas, pero jamás había visto que se colocaran donde solo ha estado la Custodia del Santísimo.

Las personas que llegamos a orar a ese lugar ahora no lo podemos hacer por estar mirando la romería de adultos y niños que se suben al altar toman las flores de los floreros, las meten donde están las velas y se las pasan por el cuerpo, inclinan y hasta bajan la Custodia para besarla y ponérsela en la cabeza.

Por favor monseñor Leopoldo Brenes, haga algo, usted sabe que la Custodia y el Santísimo es lo más sagrado que tenemos los católicos.

Jimena Villalta López

¿Es el dinero o crédito, factores para el crecimiento?

El crecimiento económico de Nicaragua va a depender mucho de las inversiones nacionales e internacionales en la agroindustria, Zonas Francas, energía eléctrica, la política monetaria y crediticia que implemente el inconstitucional presidente Daniel Ortega. Hay dos aspectos importantes que analizar en el campo de las inversiones estratégicas y en el campo del análisis monetario y keynesiano. Primeramente es necesario saber si el córdoba con su constante deslizamiento (política-monetaria), aunada con el crédito privado o estatal (política crediticia keynesiana) son factores para el crecimiento de nuestra Economía.

Bien, el análisis keynesiano es una cadena de casualidad de tipo “crediticio” en contraposición con una de tipo estrictamente “monetario”. Para un monetarista, cualquiera que posee dinero es un probable gastador. Pero para un keynesiano, puede ser necesaria una transacción de empréstito para transferir dinero desde su dueño actual —que puede tenerlo ocioso— hasta un prestatario que desee gastarlo. De modo que el enfoque keynesiano es desde un punto de vista crediticio: concentrándose en los activos financieros, en la disponibilidad de crédito, en la disposición de disminuir las altas tasas de interés bancario, la reacción de prestamista y prestatarios a cambios en tasas y el papel que desempeñan los mercados financieros como conductos para fondos económicos.

Al monetarista el dinero es lo que cuenta y vale, el dinero per se, y sus efectos sobre el Producto Nacional Bruto (PNB) no son indirectos, sino directos. Supongamos que se transfieren fondos de un individuo a una empresa comercial a través de una transacción de préstamo. La oferta monetaria sigue siendo la misma; la sociedad anónima cuenta con más pero el individuo tiene menos. Para el monetarista no habrá cambio neto alguno en los gastos, puesto que no ha habido un cambio en la oferta monetaria; la empresa comercial con más dinero, aumentará sus gastos, pero esto será compensado por el prestamista, que al quedar con menos dinero disminuye los suyos.

Un keynesiano diría que el resultado neto en los gastos; el prestamista se desprende de lo que fueron saldos ociosos, los cuales en las arcas de las sociedades anónimas prestataria serán ahora activados. La oferta monetaria no ha cambiado, pero su velocidad aumentará.

Las condiciones crediticias, incluyen tasas de interés con una amplia gama de valores y títulos, el volumen de actividad en los mercados financieros, posiciones de reserva bancaria, extensiones de crédito por parte de la banca privada, y el flujo de fondo hacia dentro y fuera de otras instituciones financieras.

Ahora, el inversionista deberá comprender el sistema económico a nivel macro, pues es dentro de ese marco que las empresas, negocios y los proyectos se desarrollan. En el análisis del entorno económico también es importante, la estrategia económica de nuestro país y su viabilidad de ejecución a la luz de los recursos económicos. También el inversionista tiene que tomar en cuenta los “escenarios económicos y las predicciones del riesgo de invertir en un determinado rubro económico”.

Para finalizar, sin dinero no hay crédito y sin crédito no hay dinero, todo radica en la inversión estratégica de minimizar costo y maximizar utilidades.

Leonel A. Marín McEwan, Administrador de empresas

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: