Inseguridad en Bluefields

La Iglesia morava de Bluefields, en la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS), adelantó sus oficios religiosos de todos los domingos porque su feligresía ha denunciado muchos robos y asaltos cuando van de regreso a sus hogares, lamentó su obispo Oliver Hodgson.

Aunque la Policía asegura que han actuado en contra de los delincuentes, autoridades de la Iglesia morava dicen sentirse inseguros en Bluefields. LA PRENSA / S. LEÓN

Sergio León C.

[doap_box title=»Aseguran trabajo» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

El obispo de la Iglesia morava de Bluefields, Oliver Hodgson, exhortó a las familias a contribuir desde sus hogares a mejorar la seguridad comunitaria.

El jefe de la Policía en la RAAS, comisionado mayor Lee Edwin López, declaró que han sacado de las calles a varios antisociales que azotan la comunidad de los barrios de Bluefields.

Entre los principales delitos que ocurren en esta ciudad, según el jefe policial, se encuentran los robos, violencia intrafamiliar y lesiones.

[/doap_box]

La Iglesia morava de Bluefields, en la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS), adelantó sus oficios religiosos de todos los domingos porque su feligresía ha denunciado muchos robos y asaltos cuando van de regreso a sus hogares, lamentó su obispo Oliver Hodgson.

“En Bluefields hay una inseguridad ciudadana difícil de manejar y viendo que los que forman parte de esta congregación en algunos casos gente con edad avanzada y han tenido experiencias no gratas después del culto, entonces decidimos iniciar 30 minutos más temprano la celebración, así pueden viajar tranquilamente a sus casas sin que los antisociales les molesten”, dijo Hodgson.

La Iglesia morava históricamente los domingo celebra tres oficios religiosos, de 6:00 a.m. a 7:00 a.m.; 10:00 a.m. a 11:00 a.m. (para niños) y de 5:00 p.m. a 6:00 p.m. pero esta última se adelantó media hora para concluir antes de las 6:00 p.m.

“Tanto moravos, anglicanos, católicos y evangélicos estamos pasando por esta experiencia, sentimos la inseguridad, lo podemos palpar, ahora nuestras casas están enverjadas, inclusive hay iglesias que ya han colocado verjas y nosotros también lo haremos en los próximos días, porque no aguantamos a los antisociales”, se quejó Hodgson.

Concluyó: “Tenemos el temor que los ladrones entren, aquí tenemos cosas de gran valor histórico y económico y no quisiéramos perderlas y por eso tenemos que mejorar y proteger la catedral morava”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: