Tribunal Constitucional podría retrasar los comicios en Tailandia

La decisión con el voto unánime de los ocho jueces del tribunal se produjo a raíz de una solicitud de la Comisión Electoral, partidaria de posponer la votación debido a las protestas y la declaración del estado de excepción.

Gaspar Ruiz-Canela

Bangkok/EFE

El Tribunal Constitucional de Tailandia abrió este viernes la puerta a la posibilidad de que se retrasen las elecciones del próximo 2 de febrero, a las que se oponen los manifestantes antigubernamentales y el Consejo Electoral.

La decisión con el voto unánime de los ocho jueces del tribunal se produjo a raíz de una solicitud de la Comisión Electoral, partidaria de posponer la votación debido a las protestas y la declaración del estado de excepción.

Sin embargo, el Constitucional también indicó que, en caso de que se decidiera retrasarlas, el Ejecutivo y la Comisión Electoral deberán acordar una fecha alternativa mediante un nuevo decreto real, lo que parece improbable.

La primera ministra tailandesa, Yingluck Shinawatra, ha reiterado su intención de mantener la fecha de los comicios, a pesar del boicot del opositor Partido Demócrata y de los manifestantes antigubernamentales que iniciaron las protestas el pasado octubre.

«La obligación de un partido político es concurrir a las elecciones. Si las reglas y normas son rechazadas, el país no sobrevivirá», dijo la primera ministra la semana pasada. Más de veinte partidos se presentan a las elecciones, cuya votación ya ha empezado entre los tailandeses residentes en el extranjero y el domingo comienza el voto por adelantado.

Yingluck, que se apoya en los votantes del norte y noreste, tiene en contra a gran parte de la élite burocrática, sectores cercanos a la monarquía y el Ejército, así como las clases medias y altas de Bangkok, y la mayoría del electorado en el sur.

El Partido Demócrata, liderado por Abhisit Vejjajiva, ha decidido no concurrir en los comicios y los manifestantes antigubernamentales impidieron que se registrasen candidatos en varias jurisdicciones en el sur, feudo electoral de la oposición.

Desde el miércoles, Bangkok y partes de las provincias colindantes se encuentran bajo el estado de excepción, declarada por las autoridades ante el aumento de la violencia que ha provocado al menos nueve muertos en las protestas.

La medida otorga más poderes a las fuerzas de seguridad para dispersar a las protestas, aunque el Gobierno no quiere crear más violencia y el Ejército se mantiene equidistante y reacio a intervenir contra los manifestantes.

El líder de las protestas, Suthep Thaugsuban, desafiando el estado de Excepción y dos órdenes de detención en su contra por subversión, convoca casi a diario marchas multitudinarias por las calles de la capital.

Suthep ha cerrado las puertas al diálogo y exige la formación de un consejo no electo que efectúe una reforma del sistema político, que considera corrupto, antes de que haya una convocatoria a las urnas, un proceso que duraría entre 12 y 15 meses.

Con esto pretende erradicar la influencia política del hermano de Yingluck, el ex primer ministro Thaksin Shinawatra, al que acusa de dirigir el país desde su exilio en Dubai y Londres, donde elude una condena por corrupción que le impuso un tribunal tailandés en 2008.

Thaksin, derrocado por un golpe militar incruento en 2006, ha ganado directamente o través de plataformas afines todas las elecciones en los últimos doce años.

La responsable de política exterior de la UE, Catherine Ashton, expresó su preocupación por la crisis política en Tailandia y llamó a las distintas partes a establecer «sin demora un diálogo genuino e incluyente» dentro del «marco democrático y constitucional».

La organización International Crisis Group ha advertido de que se están agotando las vías para una solución pacífica a la crisis y que la suspensión de las elecciones puede generar una espiral de violencia en el país.

«Las élites tailandesas enfrentadas -con apoyos multitudinarios- disienten fundamentalmente en cómo se debería adquirir y ejercer el poder», indicó la organización.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: