En un solemne acto las autoridades municipales de Juigalpa reconocieron el trabajo de monseñor René Sándigo. LA PRENSA/ T. ROTHSCHUH

Sándigo es Hijo Dilecto

En la ceremonia de la presentación del libro Cáritas amar sin medida, el obispo de la Diócesis de Chontales y Río San Juan, monseñor Sócrates René Sándigo, fue declarado Hijo Dilecto de la ciudad de Juigalpa por el gobierno municipal.

Tatiana Rothschuh

[doap_box title=»OBISPO COMPROMETIDO» box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

Monseñor Sócrates René Sándigo agradeció la declaratoria de Hijo Dilecto de la ciudad y dijo sentirse en “el deber de dar más” al señalar que unos aportan ideas, otros energías, valores y quienes lo hacen económicamente. Reconoció el crecimiento de Juigalpa en infraestructura, pero instó a la ciudadanía a aportar para impulsar como proyecto el convertir a Juigalpa en una ciudad con calidad de vida. Mostrando una lámina trazada por graderías, Sándigo dijo que uno a uno se deben escalar los peldaños para lograr los retos y transformar a Juigalpa en la ciudad soñada.

[/doap_box]

En la ceremonia de la presentación del libro Cáritas amar sin medida , el obispo de la Diócesis de Chontales y Río San Juan, monseñor Sócrates René Sándigo, fue declarado Hijo Dilecto de la ciudad de Juigalpa por el gobierno municipal.

La obra escrita por el historiador y diácono, Omar J. Lazo, recoge 57 años de labor pastoral social y fue presentada y entregada por su autor al obispo Sándigo, también presidente de Cáritas de Nicaragua, ante sacerdotes de la Diócesis, el Concejo Municipal y su alcaldesa, docentes y estudiantes de la Universidad Católica Juan Pablo II, de Juigalpa.

Monseñor Sándigo junto al director nacional de Cáritas, padre Elías Barrera, agradecieron a Lazo el trabajo de compilación y reflexión en torno a la institución. “Sin pretender vanaglorias, sino como una actitud de servicio y deber cristiano”, recalcó.

“No queremos invadir o quitar una responsabilidad que es propia de los gobiernos… Caritas pretende ser un grano de arena precisamente en esos espacios donde el gobierno municipal y nacional no ha podido llegar”, apuntó el obispo al precisar que dirigen su labor a las áreas de educación, salud, vivienda, promoción social y fortalecimiento institucional, entre otras.

APORTE ESPIRITUAL

El carismático evento fue aprovechado por las autoridades del gobierno municipal para entregar el reconocimiento al obispo que fue realizado por la alcaldesa y el vicealcalde, María Elena Guerra y Benedicto Miranda, respectivamente.

“El gobierno y pueblo agradece su aporte al desarrollo espiritual, mediante la fe”, describió la jefa de la comuna.

La alcaldesa consideró semejante la labor social que realiza Cáritas a la del gobierno municipal, señalando que ambos están restituyen do derechos, “si hay tantos vigores dispersos por qué no juntarnos para hacer un trabajo de mejor calidad”, manifestó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: