“Cada quien picha su juego”

El caso de la cocaína, que según la Policía Nacional resultó ser talco, no es un tema del que a Román “Chocolate” González le guste hablar. “Cada quien picha su juego”, dice el púgil, tomando distancia de su hermano Milton González, quien fue capturado el pasado 23 de febrero cuando huía de la Policía con 1,569.12 gramos de polvo blanco, cinco tiros calibre 14 y una pesita negra. Ahora el caso está archivado y hace poco Román entró a la casa de sus padres, escoltado por Milton. Viste pantalones cortos y una camiseta con el nuevo eslogan del Gobierno: “Haciendo patria”. “Andaba entrenando”, se disculpa, y toma asiento en el porche, frente un enorme póster de Alexis Argüello, el difunto tricampeón mundial de boxeo.

ROMÁN GONZÁLEZ
BOXEADOR NICARAGÜENSE

El caso de la cocaína, que según la Policía Nacional resultó ser talco, no es un tema del que a Román “Chocolate” González le guste hablar. “Cada quien picha su juego”, dice el púgil, tomando distancia de su hermano Milton González, quien fue capturado el pasado 23 de febrero cuando huía de la Policía con 1,569.12 gramos de polvo blanco, cinco tiros calibre 14 y una pesita negra. Ahora el caso está archivado y hace poco Román entró a la casa de sus padres, escoltado por Milton. Viste pantalones cortos y una camiseta con el nuevo eslogan del Gobierno: “Haciendo patria”. “Andaba entrenando”, se disculpa, y toma asiento en el porche, frente un enorme póster de Alexis Argüello, el difunto tricampeón mundial de boxeo.

::: ¿Has escuchado que te comparan con Alexis Argüello?

No… Realmente no.

::: Yo sí. La comparación existe. ¿Qué pensás vos de eso?

Es bonito… Pero yo creo que cada quien tiene sus cualidades y su tiempo. Usted sabe, yo he aprendido muchas cosas de Argüello, él me enseñó sus combinaciones, tantas cosas que él sabe, supo, del boxeo.

::: ¿Pero creés que tenés el nivel de Alexis Argüello?

No, sí lo tengo. Si estoy aquí es porque Dios me ha llevado hasta aquí.

::: Apartando un poquito a Dios, tus técnicas, tus habilidades, ¿se asemejan a las de Argüello?

Sí, sí, realmente sí. Me gusta cuando me comparan con Argüello. Argüello es lo más grande que tenemos y créame que no es fácil cuando la gente habla y te compara, porque Argüello es lo máximo y donde llegó él es difícil que alguien llegue, porque las cualidades que él tenía y la condición, pues no es cualquiera el que lo puede tener.

::: ¿Entonces sentís que todavía no lo has alcanzado?

Pienso que donde llegó Alexis fue lo máximo y que yo puedo llegar posiblemente hasta más.

::: ¿Así estás de seguro?

Sí, porque soy joven y en agosto, primeramente Dios, me convierto en tres veces campeón del mundo y posiblemente pueda agarrar la cuarta corona.

::: ¿Conocés personalmente a Ricardo Mayorga?

Sí.

::: ¿Cómo se llevan?

Pues realmente nunca he tenido una relación con él lo mejor que se pueda, así como amigos. No. Solo lo conozco. ¡Cómo estás, amigo! Y hasta ahí nomás.

::: Él ha dicho que solo te has enfrentado a boxeadores desconocidos. ¿Qué decís vos?

Cada quien tiene derecho a opinar. Respeto la decisión del público. Yo hago mi trabajo nada más, yo al único que tengo que cumplirle es a mi pueblo, con lo mejor que pueda dar.

::: ¿Pero qué opinás de lo que dice Mayorga?

(Pausa) Quizás… Si le duele es porque quizás la gente pueda quererme más que a él. O realmente uno no tiene por qué hablar mal de alguien, cada quien hace sus cosas como quiere y yo estoy haciendo mi trabajo bien. Pero no… Yo solo le digo a él que aquellos que hablan así pues, pienso yo que quizás tengan envidia. O no sé. Yo no tengo por qué hablar mal de nadie. Así es él su forma de ser y nadie se lo va a quitar.

::: Pero decís que es por envidia.

¡No sé por qué sea! Pero realmente la gente es muy envidiosa y muy mala. Estamos en este mundo rodeados de gente mala, y no estoy hablando de él, sino de diferentes personas. Pero bueno, la verdad de la vida es que cuando uno no busca de Dios todas las cosas le salen mal.

::: ¿Has sido víctima de gente mala?

¡No! Yo no, pero he visto. Y eso es malo.

::: Usás muchas camisetas con el rostro del presidente Daniel Ortega, ¿tenés una relación personal con él?

Sí… Se ha portado elegantemente conmigo, me ha ofrecido su mano. En verdad han sido conmigo unos muy buenos amigos y los he considerado como si son mis padres, y pues sus hijos también… Para mí es una bendición, esta gente en verdad puede darte un consejo en tu vida, personalmente.

::: ¿Qué consejos te ha dado el presidente Ortega?

Casi no hablo con él, con sus hijos sí. Cuidarme bien de la gente, hacer las cosas bien.

::: ¿Te han abierto las puertas de su casa?

No, no, no, tampoco. Solo he hablado, hasta ahí nomás.

::: ¿Cómo te va en el amor?

Pues, ¿qué quiere que le diga? En el amor, no, normal.

::: ¿Qué es “normal” para vos?

(Ríe) Tranquilo, bien. No hay problema por el momento, todo va marchando bien… Pero me he enfocado mejor en mi trabajo. El día de mañana quiero llegar viejo y tener algo en la vida y que Dios algún día pueda regalarme una muy buena mujer. Realmente todas son buenas, pero cuando uno se mete a problemas es porque quizás uno es brutito, caballito. Uno tiene que tener mucho cuidado.

::: ¿Te referís a tu anterior relación?

No, para nada. Eso no tiene nada que ver. Hoy en la vida se están viendo un montón de casos. Encontrar una buena mujer es difícil, igual encontrar un buen hombre.

::: ¿Te ha afectado el reciente problema de tu hermano (Milton González)?

Pues, realmente no. Yo siempre he dicho que cada quien picha su juego. Yo hago mi trabajo, hasta ahí nomás. Pero no, la verdad es que no. Yo todo lo pongo en las manos de Dios, cada quien va a entregarle cuenta a Dios.

::: Sabemos que son dos personas distintas, pero en este caso a él la gente no lo ha visto como Milton González, sino como “el hermano del Chocolatito”.

Ve, pues, pero realmente, no todos, pero quizás los medios se agarran de eso, pero así son los medios, te levantan y te acaban. Son matamama, pero así es la vida. En la vida estamos llenos de envidia, de gente mala, de corazón malo, mente perversa. Pero qué puedo hacer. Nada. Si hablaron mal de Dios, por qué de uno no. Pero… Uno sabe quiénes son sus amigos y quiénes son.

::: Se vio como un favor que el Gobierno te hacía a vos, por ser el “Chocolate”.

No, pues fíjese que no, a mí no me han hecho ningún favor. Todo lo que yo tengo Dios me lo ha regalado y ha sido por mi esfuerzo.

::: Me refiero al caso de tu hermano.

¡Ah, lo de Milton! No, yo realmente no sé, yo en eso no me meto en nada. Yo no opino ni me gusta opinar. Hasta ahí nomás. Pero bueno, así es. Estamos en un mundo de tanta maldad. Es la verdad. Yo sé que… a cada quien le llega su hora, nada más.

::: ¿Entonces vos sí creés en la versión del talco?

Pues, la verdad de las cosas es que si creo o no, ese no es problema mío. Pero le voy a decir con muuucho respeto, la gente que se acerca a mí es para hablarme solo de mi carrera. No me gusta que nadie me pregunte ni de lo que pasó con la relación antes, ni mucho menos de lo de Milton.

::: Sí, ya veo que no te gusta hablar de esos temas.

No, porque yo soy Román nada más para el boxeo. Hasta ahí nomás, no me gusta que me estén preguntando cosas que quizá yo no tenga que darle respuesta, sino que se la dé él mejor, yo no. ¿Me explico?

::: Hay críticas negativas de la gente, ¿eso te afecta?

Es que depende, depende. Han escuchado cosas malas de mi problema que pasó. Quizás eso sí. Pero en el boxeo no. Las he superado. Hay medios que me han acabado demasiado con ese problema que tuve y les doy entrevistas, no tengo por qué enojarme con ellos. Lo que pasa es que les falta entendimiento, no tienen la sabiduría que deberían de tener. O tal vez la tienen, pero quizás no hacen su trabajo bien.

::: ¿Qué significa “sabiduría” para vos?

Es hacer las cosas bien al prójimo. Quizás todo el mundo hacemos las cosas mal, y queremos destruir a alguien… y eso es feo. Hay gente perversa y mala que quiere hacerte daño. ¿A usted le gustaría que hablen mal de usted?

::: Alexis Argüello terminó de alcalde de Managua, ¿vos has pensado en una futura carrera política?

Mmmm… no. La verdad es que no. Todavía no. No sé si voy a llegar a ese nivel, pero ahorita solo estoy pensando en mi carrera, mis hijos, mi negocio. Eso es todo.

::: ¿Ni se te ha pasado por la mente?

Todavía no. Nada que ver. Tenemos 26 años y un futuro por delante. Tengo a mis hijos bien, a mi familia bien, estamos luchando humildemente.

::: Te tocó fácil la última pelea, con Juan Purísima.

Sí, lo noqueé en el tercer asalto. Yo siempre me he dicho que las peleas más difíciles son en el gimnasio. Y en el momento de la pelea es más fácil porque sabés que vas a tener un combate, tenés que cuidarte y llegar a dar lo máximo.

::: Vas por el tercer título mundial, ¿verdad?

Sí, en mayo vuelvo a pelear. No me han dicho todavía con quién, posiblemente a finales de agosto y principios de septiembre peleo en Japón, por el título. Esperamos en Dios que ese título que me regale Dios para conquistarlo nuevamente y salir adelante.

::: ¿Vos creés que tus títulos son regalos de Dios?

Sí.

::: ¿No te los has ganado vos?

No, porque la bendición y el talento lo da Dios. Y la fortaleza. No lo pienso yo, lo dice la Biblia, que realmente Dios te regala algo para que uno pueda disfrutarlo a la mejor manera.

::: Hablemos de Román. ¿Cuál es tu pasatiempo? ¿Qué hacés cuando no estás boxeando?

Hay veces que voy a la iglesia, si no ando trabajando en algunas cosas importantes en mi vida, cosas de trabajo. Pero siempre tengo algo que hacer. Como buscar algo, no sé, un equipaje, lo que tengo que llevar al entrenamiento.

::: ¿No te gusta otro deporte?

No es que no me guste, es que no lo debo hacer porque tengo miedo de una fractura. Basquet no juego porque me da miedo de un dedo, futbol también porque me puedo quebrar una pata, ¡un pie! (rectifica y ríe).

::: ¿Sabés cocinar?

Mmmm… Si no tuviera quién cocine, yo cocino. Sé hacer un arroz, pollito, carnita, pero cocinar así al cien, no.

::: ¿Y bailar?

No, ¿de dónde? Puedo bailar, pero no voy a fiestas.

::: Y supongo que tampoco bebés ni fumás.

No bebo, no fumo y no bailo pegado (ríe).

::: ¿Sos celebridad en tu barrio? Te lo pregunto por aquello de que “nadie es profeta en su tierra”.

Mi gente me quiere mucho. Tampoco: ahhhhh. No. Realmente me quiere más la gente de fuera de aquí que aquí. Aquí normal, me rebanan, rebanamos.

::: ¿Con quién te gustaría pelear?

Bueno, con El Gallo. Hay muchos.

::: ¿Cuál ha sido tu bolsa más grande?

No sé… De tres mil dólares, cinco mil dólares. Esas son las más grandes (ríe).

::: Eso nadie te lo va a creer.

¿Por qué?

::: ¿Tres mil dólares?

¿Qué tiene? Es mucha plata. Aquí es demasiada plata.

::: Pero no en Japón. Y eso no es lo que se paga en boxeo.

(Ríe) No, de verdad. La bolsa más grande ha sido de 25 mil dólares.

::: ¿Te estás preparando para el futuro?

Sí.. Hay grandes cosas en mi vida. Y todo va a salir bien. Estoy enfocado en llegar lejos. Es lo que pienso. Y es lo que creo.