Román ante colombiano

Un día de sparring tendrá el pugilista Román “Chocolatito” González, el próximo 21 de junio.

Román se alista para septiembre. LA PRENSA/ARCHIVO

Un día de sparring tendrá el pugilista Román “Chocolatito” González, el próximo 21 de junio.

Sus apoderados quieren evitar cualquier situación que ponga en riesgo la pelea por el título mundial en septiembre ante Akira Yaegashi, campeón del CMB de las 112 libras. Y por eso eligieron como oponente al boxeador colombiano Ronald Ramos (34-12, 19 nocauts).

Con 37 años y una oportunidad titular hace cuatro años ante Julio Cesar Miranda, solo le quedan los brazos para remar a la orilla, acostarse y dejar que otros boxeadores pasen encima de él.

Ver a Román contra rivales fuera del nivel de exigencia es tan doloroso como un desengaño amoroso. Alguien que va camino al trono, como un soldado férreo a la caza de su tercera corona mundial, pisará a su propia sombra.

El 21 o 22 de junio, fechas probables del combate, González demostrará que aparte de la punzada que tiene “El Gallo” Estrada por haber sufrido una derrota, ya no le quedan enemigos.

En las últimas cinco peleas el colombiano Ronald Ramos, ha tenido un desempeño irregular lleno de altibajos. Tiene dos derrotas y dos victorias con un empate, además de sufrir un brutal nocaut en el quinto episodio ante McWilliams Arroyo hace dos años.

Con 17 años cumplidos en el mundo del boxeo, al cafetero no le queda más que soportar golpes consistentes en cada pelea, que entran como indocumentados y sin nada de registros.

Mientras Román, acostumbrado a entrenar diariamente con su adiestrador Arnulfo Obando, mantiene el ritmo de todo gran campeón: sin problemas fuera del boxeo, sin pestañear en el gimnasio, sin concesiones de flaqueza y vitalmente enfocado para ser el próximo tricampeón del mundo, aunque tiene que gastar un soplido ante Ramos.