El asesinato de un periódico

En la actualidad los periódicos impresos enfrentan complejas dificultades, derivadas del impacto poderoso de las nuevas tecnologías de la comunicación. Inclusive, algunos antiguos e ilustres periódicos han desaparecido o emigrado a la plataforma digital, pero la mayoría de ellos se adaptan y comparten andamiajes tecnológicos para brindar también en la red la información de mejor calidad que solo el periodismo profesional es capaz de proveer.

Editorial: Si hay porqué y por quién votar

En la actualidad los periódicos impresos enfrentan complejas dificultades, derivadas del impacto poderoso de las nuevas tecnologías de la comunicación. Inclusive, algunos antiguos e ilustres periódicos han desaparecido o emigrado a la plataforma digital, pero la mayoría de ellos se adaptan y comparten andamiajes tecnológicos para brindar también en la red la información de mejor calidad que solo el periodismo profesional es capaz de proveer.

Pero una cosa es que los periódicos desaparezcan o emigren a las nuevas plataformas de la información por causa de la renovación tecnológica, y otra muy distinta es que dejen de existir por el acoso de gobiernos autoritarios que ya casi no censuran directamente ni cierran brutalmente los periódicos y otros medios de comunicación, como hacían las dictaduras tradicionales del siglo pasado, pero los liquidan o someten mediante una represión solapada y la imposición de la autocensura. Lo cual viene a ser lo mismo que, valga la comparación, liquidar de manera violenta y sanguinaria a una persona o matarla mediante algún veneno de efecto lento y sutil, pero igualmente mortífero. En ambos casos se trata de un asesinato. Y tal es el caso de Hoy, periódico del Ecuador que ha cancelado su edición impresa diaria para quedarse únicamente en la web y con una edición impresa semanal, obligado por el implacable acoso del gobierno autoritario de Rafael Correa, enemigo acérrimo y feroz de la libertad de prensa y del periodismo independiente.

El diario Hoy del Ecuador fue fundado el 7 de junio de 1982 y desde entonces se publicó de manera interrumpida, hasta el lunes 30 de junio recién pasado. En sus 32 años de existencia como diario impreso, el periódico Hoy se desarrolló como una exitosa empresa periodística y con gran aceptación del público lector, por su ejercicio de un periodismo veraz, independiente, investigativo, pluralista y comprometido con “la defensa de la democracia, el respeto a los derechos humanos y las libertades, la lucha por una sociedad más justa, solidaria e inclusiva”, como se dejó consignado en el último comentario editorial de su edición impresa regular. Pero ahora, lamentablemente Hoy ha dejado de publicarse como diario en formato de papel, repetimos, por el asedio económico gubernamental y la imposición de la autocensura en la prensa impresa

El presidente del Ecuador, Rafael Correa, ha dicho que Hoy dejó de publicarse diariamente en su forma impresa, por sus pérdidas económicas causadas por una mala administración. Eso es mentira. La verdad es que las dificultades económicas que ha tenido este periódico, han sido por el boicot de la publicidad oficial y otras presiones innobles y abusivas del Gobierno. Y oculta el autoritario gobernante ecuatoriano que, tal como ha expresado la asociación Periódicos Asociados Latinoamericanos (PAL), de la que es parte el Diario LA PRENSA de Nicaragua, la razón principal para que el periódico Hoy del Ecuador tomara la dramática decisión de terminar su publicación impresa, radica en “la pérdida de las libertades en Ecuador y los continuos ataques y limitaciones a la prensa independiente…”

El diario ecuatoriano Hoy no ha desaparecido en su edición impresa por muerte natural. Ha sido asesinado por el régimen populista autoritario de Rafael Correa. Sin embargo, en su emisión por internet Hoy seguirá siendo el mismo medio independiente, crítico, veraz y defensor de la democracia que siempre ha sido.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: