Presidente egipcio denuncia “conspiración foránea”

El presidente de Egipto, Abdul Fatá El Sisi, dijo el sábado que un ataque contra un puesto del ejército en la Península de Sinaí que mató a 30 soldados fue "una operación financiada en el extranjero" y prometió tomar acciones drásticas contra los extremistas.

Abdel Fattah al-Sisi. EFE/EPA/EGYPTIAN PRESIDENCY

 

El presidente de Egipto, Abdul Fatá El Sisi, dijo el sábado que un ataque contra un puesto del ejército en la Península de Sinaí que mató a 30 soldados fue «una operación financiada en el extranjero» y prometió tomar acciones drásticas contra los extremistas.

En declaraciones enérgicas televisadas poco antes de un funeral militar para los soldados muertos, El Sisi dijo que hay potencias extranjeras que quieren «quebrarle la espalda a Egipto», aunque no dio detalles. Juró que tomará medidas drásticas para derrotar a los extremistas y dijo que Egipto está enfrascado en una «guerra extensiva» que durará un largo tiempo.

«Existe una vasta conspiración contra nosotros», dijo, acompañado por comandantes de las fuerzas armadas antes del funeral.

Extremistas islámicos lanzaron un complejo ataque sobre el puesto militar el viernes que incluyó un coche bomba posiblemente detonado por un atacante suicida, lanzagranadas y bombas al pie del camino colocadas contra socorristas.

Egipto declaró el estado de emergencia e impuso un toque de queda desde las 5 p.m. hasta las 7 a.m. en la península tras el ataque, el más mortífero contra el ejército en décadas.

Nadie se ha atribuido aún responsabilidad por el asalto, que tuvo características del grupo extremista Ansar Beit al-Maqdis, que ha lanzado varios ataques contra las fuerzas de seguridad desde el derrocamiento del presidente islamista Mohamed Morsi el año pasado en medio de masivas protestas en su contra.

El Sisi dijo que el objetivo del ataque fue «quebrar la voluntad de Egipto y los egipcios, además de la voluntad del ejército egipcio, que es considerado un pilar de Egipto».

Llamó a los egipcios a «estar conscientes de lo que se prepara contra nosotros» y mantenerse «vigilantes y firmes junto con el ejército y la policía».

«Todo lo que nos está sucediendo es sabido por nosotros y lo esperábamos y hablamos de ello antes del 3 de julio», dijo El Sisi, refiriéndose al día el año pasado cuando él derrocó a Morsi. Eb aquel entonces, El Sisi era ministro de defensa y jefe del ejército.Un funcionario dijo que el gobierno sopesa el desalojo de habitantes que viven en pequeños poblados del norte del Sinaí que son considerados los bastiones extremistas «más peligrosos» y declarar ciertas áreas como zonas militares de acceso restringido.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: