Una nueva opción en parque Luis Alfonso

Las opciones para distraerse en el parque Luis Alfonso Velásquez Flores aumentan año con año. El nuevo encanto que ofrece este centro de esparcimiento es la zona para los más pequeños, donde se encuentran juegos mecánicos, toboganes de plástico y un espacio para divertirse mojándose con agua.

Los guardaparques tienen la misión de velar por los juegos nuevos que están en el parque Luis Alfonso Velásquez Flores. LAPRENSA/archivo

Las opciones para distraerse en el parque Luis Alfonso Velásquez Flores aumentan año con año. El nuevo encanto que ofrece este centro de esparcimiento es la zona para los más pequeños, donde se encuentran juegos mecánicos, toboganes de plástico y un espacio para divertirse mojándose con agua.

Esta etapa que está abierta al público desde ayer mide más de media manzana y corresponde a la quinta fase de rehabilitación del parque Luis Alfonso Velásquez.

Esta nueva área es diferente al resto, con más seguridad para niños menores de 6 años, que pueden subir a un tren eléctrico que recorre 60 metros y un carrusel al costo simbólico de cinco córdobas.

El uso de los toboganes y los juegos acuáticos es totalmente gratis para niños y niñas.

[doap_box title=»Extensión para jugar, correr y reír» box_color=»#336699″ class=»aside-box»][/doap_box]

Por otro lado, para llevar un control efectivo de la cantidad de niños que se montan a estos juegos, la Dirección del parque decidió colocar un puesto de boletería para que los guardaparques se encarguen solo de recibir el pase y supervisar que no los dañen.

AÑOS TRISTES DEL PARQUE

[doap_box title=»Extensión para jugar, corer y reir » box_color=»#336699″ class=»aside-box»]

De las 14 manzanas de extensión del parque Luis Alfonso Velásquez Flores, aproximadamente 10 han sido restauradas completamente.

Ahí se han desarrollado cinco etapas de recreo y deportes.

El lugar cuenta con 16 baterías de juegos de plástico, bebederos de agua y servicios higiénicos, un estadio infantil de béisbol y canchas de fútbol, baloncesto y voleibol.

Además hay restaurantes y estacionamientos y en este diciembre se instaló un árbol de Navidad que mide 24 metros.

[/doap_box]

Antes que iniciara la restauración, el parque era un nido de niños y jóvenes drogadictos que ahuyentaban a las pocas familias que se arriesgaban a visitarlo, por lo cual el sitio era inseguro y no apto para llegar en familia.

Fue la construcción de su muro perimetral, levantado en el año 2010 que disminuyó el peligro que rodeaba la zona; la construcción de canchas de fútbol y baloncesto en la parte este, le cambiaron la fachada deteriorada.

Ver en la versión impresa las páginas: 2 A

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: