Negociaciones climáticas al borde del colapso

Las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático parecen a punto de naufragar luego que un borrador sobre el punto principal de la agenda cayera en el limbo por falta de consenso.

De izquierda a derecha, la presidenta de Chile, Michelle Bachelete; el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos; el presidente de la COP20, Manuel Pulgar Vidal; el presidente de Perú, Ollanta Humala; el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y la secretaria ejecutiva de la COP, Christiana Figueres, en la sesión plenaria de la cumbre climática COP20, en Lima. LA PRENSA/EFE/Paolo Aguilar

Las negociaciones de las Naciones Unidas sobre el cambio climático parecen a punto de naufragar luego que un borrador sobre el punto principal de la agenda cayera en el limbo por falta de consenso.

El presidente de la conferencia, el ministro del ambiente peruano Manuel Pulgar Vidal, dijo que hará consultas con delegados de más de 190 países durante tres horas antes de convocar a una nueva sesión para someterlo otra vez a consideración.

La reunión matinal había sido ya consecuencia de largas negociaciones que se prolongaron hasta las 3 de la madrugada del 13 de diciembre, luego que Pulgar Vidal suspendiera la sesión dos horas por falta de acuerdo sobre la diferenciación, responsabilidad y compromiso que cada país debe asumir para detener el calentamiento global.

Los delegados latinoamericanos, entre ellos Argentina, Nicaragua, El Salvador, Paraguay y Brasil hicieron notar que el borrador no reflejaba la realidad de los orígenes del cambio climático y ponía toda la culpa en los países en desarrollo. Sin embargo, Brasil pidió también que se vea la necesidad de cerrar las reuniones de Lima con un acuerdo básico que allane el camino de nuevas negociaciones para un acuerdo global en París el próximo año.

Los países desarrollados, encabezados por Estados Unidos, hicieron notar que Lima era solamente un punto desde el cual se debería avanzar a la capital francesa consolidando bases más amplias en el camino.Pulgar Vidal recibió la tarea de negociar un acuerdo más aceptable para todos luego que los delegados pidieran remitir el borrador a la presidencia para buscar una armonización.

El ministro peruano, quien ya en varias oportunidades se había disculpado por la prolongación de las deliberaciones que tenían previsto terminar formalmente el viernes, dijo que elaboraría una lista de países o grupos regionales a los que daría 10 minutos a cada uno para exponer su posición y plantear soluciones.

El borrador de 21 párrafos fue elaborado el sábado por la madrugada luego de consultas encabezadas por los ministros de Noruega, Singapur y el propio Pulgar Vidal.

El ministro peruano, de aspecto sombrío en la sesión, dijo que se sorprendió que los opositores levantaran «banderas rojas o marcaran líneas rojas» como si se tratara de dos mundos, ignorando que cuando se habla de cambio climático «sólo hay un mundo y nos afecta a todos por igual».

Según la ONU, si el mundo desea tener aún la oportunidad de evitar niveles peligrosos de calentamiento, no puede emitir más de 1,000 millones de toneladas de dióxido de carbono. Pero ya ha lanzado a la atmósfera más de la mitad de ese volumen.

El nuevo acuerdo de París debe aprobar un calentamiento no mayor de 2 grados centígrados (3,6F) hacia el año 2050. El calentamiento, comparado con la temperatura que tenía el mundo al empezar la era industrial en el siglo XVIII, ya ha llegado a 0.8 grados.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: