Mal olor de agua por ácido

Las aguas de la laguna de Asososca amanecieron el pasado 31 de diciembre con un fuerte olor a “huevo podrido”, debido a un fenómeno natural donde se mezclan las aguas profundas que contienen ácido sulfihídrico con las superficiales aptas para el consumo.

Las aguas de la laguna de Asososca amanecieron el pasado 31 de diciembre con un fuerte olor a “huevo podrido”, debido a un fenómeno natural donde se mezclan las aguas profundas que contienen ácido sulfihídrico con las superficiales aptas para el consumo.

Este fenómeno es “normal” dijo el exdirector del Centro de Investigación en Recursos Acuáticos, Salvador Montenegro Montenegro, y ocurre en otros cuerpos de agua a lo largo de todo el año, pero se percibe más en la laguna de Asososca debido a que de allí se saca el agua potable para Managua.

En el momento en que ocurrió el fenómeno, Enacal decidió suspender el suministro de agua en varios barrios capitalinos, a la espera de que la situación se normalizara.

Montenegro explicó que el agua que se mezcla con ácido sulfihídrico podía ser perjudicial para la salud de los managuas, a pesar que el director de gestión ambiental de Enacal, Martín Brenes, dijo al portal web El 19 Digital, que no había peligro.

El fenómeno conocido como Proceso de Mezcla de volúmenes de agua, como lo denomina Montenegro, se da todos los días del año en cuerpos de agua que están más en la superficie como el lago de Cocibolca y el Xolotlán, explicó el experto.

Pero otros cuerpos de agua como la laguna de Asososca que tiene una profundidad de 98 metros, Tiscapa con una profundidad de 40 metros, y Apoyo con 300 metros de profundidad, sufren menos la fuerza del viento por la forma cónica que tienen.

Esto provoca que en temporadas donde la fuerza del viento es normal, se produzca una mezcla únicamente entre las aguas que están a 10 o 20 metros de profundidad. Esta parte de un cuerpo de agua es la que produce líquido más cristalino, permite la vida de algunos peces y es apta para el consumo humano, detalló Montenegro.

En las aguas más profundas y que se denominan hipolimnio, la mayor parte del agua permanece aislada del viento, lo que provoca que sus procesos de descomposición se realicen sin la presencia de oxígeno.

Debido a esto, esa agua tiene presencia de ácido sulfihídrico , que al ser removido por rachas de vientos más fuertes salen a la superficie y se mezclan con el agua que normalmente es apta para beber.

Ese ácido es el causante de que se sienta un olor como a huevo podrido. “Es un fenómeno normal que ocurre todos los años”, dijo Montenegro, quien además recomendó a la población no beber el líquido si despide este olor pues puede ser perjudicial para los seres humanos, contrario a lo que dijeron funcionarios de Enacal según la publicación de El 19 Digital.

Además negó que en Nicaragua la mezcla se produzca debido a la disminución de las temperaturas, pues para que eso ocurra se deben registrar hasta menos de 0 grados.

La exdirectora de Enacal, Ruth Selma Herrera, dijo que la empresa debe tener un plan cada año y estar preparada para cuando el fenómeno ocurra, de tal manera que las personas no tengan que consumir el agua si sienten el mal olor provocado por el ácido sulfihídrico.

“Se ha presentado otros años y la Empresa debería estar preparada porque saben que va a llegar. Por ejemplo pueden reducir el bombeo de la laguna e intensificar el de otros sistemas”, recomendó Herrera.

El miércoles, Enacal informó que había suspendido el suministro de agua potable en barrios del Distrito I, III y IV de la capital, mientras se normalizaba la situación en la laguna de Asososca, fuente de agua que abastece a toda Managua.

Los funcionarios de la empresa dijeron además que varios equipos se encontraban dándole movimiento a las aguas para disipar el olor.

120 millones de galones de agua potable se bombean de la laguna de Asososca hacia los diferentes barrios de la capital diariamente, según los datos de Enacal.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: