Especialistas evalúan daños a humedal por canal de Nicaragua

La comitiva encabezada por la consejera para las Américas de la convención, María Rivera, llegó atendiendo una invitación del gobierno de Daniel Ortega

Varias protestas se han registrado en todo el país en rechazo al Canal. La Prensa/ARCHIVO

Una delegación de la convención de Ramsar de protección de humedales llegó a Nicaragua para evaluar el impacto ambiental de la construcción de un canal interoceánico en el refugio de vida silvestre San Miguelito (sur), informó este miércoles la ministra del Ambiente, Juana Argeñal.

La comitiva encabezada por la consejera para las Américas de la convención, María Rivera, llegó atendiendo una invitación del gobierno de Daniel Ortega, dijo Argeñal a medios oficiales.

Tras reunirse con autoridades del gobierno y la empresa concesionaria del canal, HK Nicaragua Development Invesment (HKND), Rivera consideró que es «realmente muy, muy positivo que Nicaragua haya llamado a la convención» para analizar la situación del humedal San Miguelito.  Señaló que todos los países signatarios del acuerdo tienen la obligación de informar sobre «cualquier tipo de amenaza que haya en un sitio Ramsar».

La Convención de Ramsar es un tratado intergubernamental que contempla acciones de cooperación nacional e internacional para la protección de los humedales.

Rivera dijo que después de conocer el proyecto y visitar el humedal presentará sus recomendaciones.

El humedal de San Miguelito, ubicado en el sureño departamento de Río San Juan, comprende un área de más de 43,000 hectáreas de bosque que albergan a más de 30% de las especies de aves que existen en el país, así como a una gran cantidad de anfibios.

La zona está asentada sobre la ruta escogida por la concesionaria china HKND para abrir un canal de 278 km de largo, que arrancó oficialmente el pasado 22 de diciembre en el Pacífico sur de Nicaragua con la construcción de carreteras de acceso.

El canal atravesará el Lago Cocibolca (sur), la fuente de agua dulce más grande de Centroamérica, pese a cuestionamientos de grupos ambientalistas que consideran irresponsable iniciar las obras sin tener listos los estudios de impacto ambiental.

Dicho estudio ambiental es dirigido por la firma británica Environmental Resource Management (ERM), que prometió entregar sus conclusiones entre marzo y abril de este año.

El megaproyecto, que competirá con el Canal de Panamá, requerirá una inversión de 50.000 millones de dólares, según estimaciones de HKND.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: