Compras de Venezuela en el aire

  Ampliar infografía Pese a las promesas gubernamentales de que la crisis que enfrenta Venezuela no afectará la estratégica relación comercial que Nicaragua mantiene con ese país, en los primeros meses de este año el volumen de las exportaciones a ese mercado registra una caída del 49.41 por ciento, es decir, casi la mitad. Entre […]

 

Ampliar infografía

Pese a las promesas gubernamentales de que la crisis que enfrenta Venezuela no afectará la estratégica relación comercial que Nicaragua mantiene con ese país, en los primeros meses de este año el volumen de las exportaciones a ese mercado registra una caída del 49.41 por ciento, es decir, casi la mitad.

Entre el 1 de enero y el 12 de abril de este año los envíos de azúcar, maní y frijol se mantienen en cero; mientras que los de carne de bovino, ganado en pie y desperdicios de la industria alimenticia se han mermado casi en un cincuenta por ciento, detallan las estadísticas del Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex).

Representantes del Gobierno y la empresa privada atribuyen la situación a atrasos en las negociaciones, provocadas por los constantes cambios de funcionarios en el país sudamericano. Pero también reconocen que los venezolanos podrían estar abasteciéndose en otros mercados.

Esa merma ha sido compensada en parte por un incremento de entre el 82 y 415 por ciento, con respecto al lapso de referencia del 2014, de los envíos de leche, aceites y café.

También ha amortiguado esa merma el alza del 51.74 por ciento que registra el precio promedio de compra de los productos, que con respecto al período de referencia del año pasado, ganó 740 dólares por tonelada. Pasó de 1,430 a 2,170 dólares por tonelada. Sin embargo, esto no ha evitado que los ingresos que generan las exportaciones al mercado venezolano registren una caída del 22.99 por ciento.

NO ES TAN GRAVE, DICE ARCE

Entre el 1 de enero y el 13 de abril del 2014 esas ventas según el Cetrex generaron 111.42 millones de dólares; en ese mismo período del 2015 dichas transacciones produjeron únicamente US$85.97 millones. Es decir, que entre enero y abril de este año el país percibió por la colocación de sus productos en el mercado venezolano 25.45 millones de dólares menos que en esos mismos meses del año pasado.

El asesor para asuntos económicos de la presidencia, Bayardo Arce, resta importancia al enfriamiento de la relación comercial con Venezuela y la atribuye a los problemas de organización que tienen las autoridades de ese país.

“No veo que esa sea una caída tan grande. El primer mercado aquí sigue siendo Estados Unidos, el segundo es Venezuela y el tercero El Salvador”, sostuvo Arce al ser consultado sobre el tema, la semana pasada.

El gerente general del Comité Nacional de Productores de Azúcar (CNPA), Mario Amador Rivas, reconoce que a la fecha no han logrado concretar ningún contrato con ese mercado.

En el período de referencia del 2014 se habían enviado 35,000 toneladas y en el transcurso del 2015 ni un solo kilo de azúcar.

QUIEREN COLOCAR 120,000 TONELADAS DE AZÚCAR

“Este año se piensa colocar las mismas 120,000 toneladas del año pasado, pero aún no se han cerrado las negociaciones, todavía no tenemos nada concreto con ellos. Pero tenemos el resto del año para concretar, pero aún no se cierra contrato”, admite Amador.

El gerente general del CNPA no participa de las negociaciones que mantienen representantes del sector con los de Alba Alimentos de Nicaragua (Albalinisa), pero por lo poco que sabe del proceso, coincide con Arce en que el constante cambio de funcionarios en Venezuela dificulta el proceso.

“Lo que he escuchado es que es una negociación compleja, porque hay muchas variaciones de funcionarios que entran y salen, en la parte venezolana. Y aunque confía en que se cerrará el contrato, admite que de no lograrse habrá que buscar otros mercados.

“No tenemos previsiones de otros mercados todavía, porque creemos que vamos a cerrar con Venezuela. Pero en caso de que no se dé, siempre se puede exportar a mercados mundiales”, dice el gerente del CNPA.

Recordemos, añade Amador Rivas, “que Nicaragua ha exportado a Corea, China, Taiwán, Rusia y hay un montón de mercados dispuestos a comprar azúcar de Nicaragua. Aunque Venezuela es un mercado más atractivo porque está más cerca y paga mejores precios que el resto del mercado mundial”.

El poco frijol negro que se produjo en el ciclo pasado se usará  como semilla para retomar ese  cultivo en el ciclo agrícola 2015-2016.  LA PRENSA / ARCHIVO
El poco frijol negro que se produjo en el ciclo pasado se usará como semilla para retomar ese cultivo en el ciclo agrícola 2015-2016. LA PRENSA / ARCHIVO
QUIEREN RETOMAR CONTRATO

En el caso del frijol, entre enero y abril del 2014 se colocaron en ese mercado 13,440 toneladas del grano, pero en el transcurso del 2015 ni un solo kilo.

Situación que es atribuida por el presidente de la Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos (UNAG), Álvaro Fiallos, a la crisis de precio que enfrentó el frijol rojo el año pasado, que lo hizo alcanzar más de 2,500 córdobas por quintal. Eso, asegura, frenó el cultivo del negro —consumido por los venezolanos— porque su precio se mantuvo en menos de mil córdobas por quintal.

“Como el año pasado no hubo mucha siembra de frijol negro se suspendió el contrato, lo poco que salió se va a destinar como semilla para reproducirla en la siembra de primera, para estar listos para cosechar en postrera y apante. Esa es la esperanza, ya que no solo Venezuela nos compra ese frijol también tenemos otros mercados”, dice Fiallos.

Durante el 2014 Nicaragua exportó 36,260 toneladas de frijol negro por las que obtuvo 40.15 millones de dólares. De ese volumen 30,640 toneladas se colocaron en el mercado venezolano y las restantes 5,620 toneladas en Costa Rica, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala y Honduras.

El dirigente espera que durante el ciclo agrícola 2015-2016 que iniciará en mayo se renegocie el contrato para que los productores retomen la oportunidad que les proporciona este cultivo. Sin embargo, hasta ahora no hay indicios de una nueva negociación para el producto.

CUESTIÓN DE MERCADO

Este año el mercado venezolano ha mejorado el precio de productos como la carne de bovino, el ganado en pie y los desperdicios de la industria alimenticia, sin embargo, las exportaciones de estos se han reducido casi a la mitad.

“En el caso del ganado en pie, es un asunto de oferta y demanda, hace cuatro años Venezuela tenía unos precios muy por encima del mercado internacional y eso lo hacía muy atractivo, pero por efectos de la sequía el hato mundial se ha reducido entre el nueve y diez por ciento y eso ha elevado los precio”, dice Solón Guerrero, directivo de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic).

Según Guerrero, el incremento aplicado por Venezuela proporcionalmente es menor que el del resto del mercado internacional, por tanto, los productores prefieren vender su ganado en otros mercados.

El Centro de Trámites para las Exportaciones (Cetrex) detalla que la merma de envíos de ganado al mercado venezolano se ha compensado con incrementos a Guatemala y Honduras.

Esto, según Guerrero, porque los compradores de esos países además de pagar mejor precio, van directamente a las fincas en busca del ganado y evitando con ello una serie contratiempos al productor.

MÁS ESCASEZ

Mientras Venezuela sigue comprando menos carne local, medios escritos venezolanos han reportado que los productos cárnicos han desaparecido de los puestos de venta, situación que es atribuida por el Consejo Venezolano de la Carne a la decisión gubernamental de establecer controles al precio del producto.

La crisis generada por esta escasez, según los medios, provocó la sustitución del l viceministro de Agricultura, Agustín Rider, por el vicealmirante José Gregorio Aguilera, quien ha venido haciendo un trabajo técnico para impulsar la producción de alimentos.