Destrucción por temporal

Las tormentas que han azotado desde el domingo los estados de Texas y Oklahoma han dejado miles de viviendas destruidas y un balance provisional de 12 muertos, que se teme pueda aumentar según prosigue la búsqueda de una docena de desaparecidos.

Las lluvias torrenciales que han caído sobre Texas desde hace tres semanas han puesto fin a una sequía de casi cinco años, llenando lagos y reservas de agua. LA PRENSA/AFP/AARON M. SPRECHER

Las tormentas que han azotado desde el domingo los estados de Texas y Oklahoma han dejado miles de viviendas destruidas y un balance provisional de 12 muertos, que se teme pueda aumentar según prosigue la búsqueda de una docena de desaparecidos.

La ciudad de Houston amaneció ayer totalmente inundada tras una noche de fuertes tormentas que dejaron dos muertos en la urbe, cerca de sesenta mil abonados sin energía eléctrica y quinientos rescates, informó su alcaldesa, Annise Parker.

Muchos de los rescates fueron en las autopistas que bordean la ciudad, de hecho un tercer cuerpo fue encontrado ayer en la mañana en el interior de un vehículo en la interestatal 45.

Además, decenas de personas quedaron atrapadas y pasaron la noche en el Toyota Center, el pabellón en el que los Houston Rockets ganaron a Golden State Warriors en un partido de la NBA el lunes por la noche. En Houston se suspendieron las clases de más de 215,000 estudiantes ayer.

La Oficina de Emergencias del condado de Hays, en el centro de Texas, informó de la muerte de un hombre a causa de las inundaciones. En este condado, los equipos de rescate buscan a una docena de personas, la mayoría familias que pasaban las vacaciones en la localidad de Wimberley, que desaparecieron tras la crecida del río Blanco.

“Hay calles enteras en las que solo quedan una o dos casas en pie, mientras que del resto solo quedan ruinas”, explicó Kharley Smith, coordinadora de gestión de emergencias del condado, al concretar que unas setenta viviendas han sido destruidas y 1,400 reportan daños.

Hay otras treinta personas cuyos amigos y familiares no han logrado contactar, aunque aún no se consideran desaparecidos.

También en Texas, las autoridades reportaron la muerte este domingo de un hombre de avanzada edad en el condado de Milam cuando un tornado destruyó su casa prefabricada; la de un joven de 14 años al que encontraron en un colector de aguas pluviales en DeSoto; y la de una joven de 18 en Devine cuyo vehículo fue arrastrado por el agua cuando se dirigía a su casa después de su fiesta de graduación. Otra persona murió el sábado en San Marcos (Texas) por la crecida del río Blanco.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, declaró el lunes el estado de emergencia en 24 condados por los tornados, que se suman a otros 13 que ya lo habían sido a principios de mes. Ayer, el presidente Barack Obama ofreció a Abbott recursos federales para paliar los daños del temporal.

Daños en Oklahoma

En el Estado de Oklahoma, las autoridades reportaron la muerte de cuatro personas entre el fin de semana y el lunes. Una mujer murió en su vehículo en Tulsa después de que la corriente la arrastrara; en Sapulpa falleció un hombre a causa de las tormentas; otra mujer murió en Blue cuando un tornado arrasó su casa prefabricada, y un bombero perdió la vida en Claremore cuando trataba de rescatar a otras personas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: