La fiesta del otro Minguito

La imagen de Santo Domingo de Abajo, más grande que la del popular Minguito de Las Sierritas, es igual de poderosa, aseguran los devotos que lo acompañaron a su iglesia en San Andrés de la Palanca, Ciudad Sandino.

La procesión salió temprano de la iglesia Cristo del Rosario, Managua. Por la tarde llegó a San Andrés de la Palanca. LA PRENSA/MAYNOR VALENZUELA

La imagen de Santo Domingo de Abajo, más grande que la del popular Minguito de Las Sierritas, es igual de poderosa, aseguran los devotos que lo acompañaron a su iglesia en San Andrés de la Palanca, Ciudad Sandino, luego de su tradicional visita de diez días en la iglesia Cristo del Rosario, en Managua. Ahora sí, cada quien en su casa, la fiesta en la capital acabó.

Cada 7 de agosto la imagen baja en una procesión menos multitudinaria, pero igual de colorida y folclórica que la de su imagen gemela el 1 de agosto. Durante su estadía en la capital recorre los barrios aledaños a la iglesia Cristo del Rosario y se encuentra el 4 y el 10 de agosto en una procesión con su santo gemelo.

Tiene sus propios cargadores, su mayordomo, sus bailarines tradicionales y sus fieles promesantes que lo llevan y lo traen.

Doña Gloria Mendoza, de 65 años, no ha dejado de bailarle vestida de india por 47 años. “Yo acompañaba a mi marido que pagaba una promesa desde los 10 años”, cuenta. Él murió en 1998 y desde entonces ella es la india solitaria que se corona con el penacho de cacique que él le heredó. Baila a paso lento.

Ella se queda en el camino porque las piernas no le dan para subir la Cuesta El Plomo, pero la procesión agitada se abre paso entre la vía al son de chicheros y los tambores de las gigantonas que van ofreciendo bailes. Las carretas de madera jaladas por caballos y los jinetes que desfilan en sus bestias son particularidades de esta procesión que concluye con fiestas tradicionales en San Andrés de la Palanca.

Este mismo camino es por el que ha bajado y subido la imagen de Santo Domingo de Abajo en más de ochenta años de tradición compartida con los managuas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: