Premio Lorca

El poeta y ensayista venezolano Rafael Cadenas (Barquisimeto, 1930) fue galardonado con el Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca-Ciudad de Granada en su duodécima edición, según el fallo del jurado.

El poeta venezolano Rafael Cadenas, autor de Los cuadernos de destierro, fue premiado por su obra poética “arriesgada y lúcida”. LAPRENSA/EFE

El poeta y ensayista venezolano Rafael Cadenas (Barquisimeto, 1930) fue galardonado con el Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca-Ciudad de Granada en su duodécima edición, según el fallo del jurado.

“Para mí fue una sorpresa porque no tenía idea que yo figuraba entre los candidatos. Debo dar gracias a Granada por esa distinción; es algo que realmente agradezco mucho”, dijo Cadenas.

El poeta dijo coincidir “plenamente, porque de verdad que así es”, con la definición de su obra que hizo hoy al anunciar su fallo el jurado, que la tildó de “siempre lúcida, deliberadamente marginal y muy callada”.

La obra de Cadenas, Premio Nacional de Literatura de Venezuela (1985) y Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances de Guadalajara (México) en 1999, es una literatura intelectual “muy arriesgada e incómoda con cualquier manifestación totalitaria del poder”, valoró el poeta Carlos Pardo, jurado de la Fundación Federico García Lorca.

LITERATURA MILITANTE

Desde joven combinó la pasión por la literatura con la militancia política en Venezuela, motivo por el que sufrió cárcel y exilio durante la dictadura de Marcos Pérez Jiménez.

Se refugió en la isla de Trinidad hasta 1957, y fue en Caracas donde escribió y publicó Una isla (1958) y Los cuadernos del destierro (1960), años durante los que formó parte del grupo de debate político y literario “Tabla redonda” junto con Manuel Caballero, Jesús Sanoja Hernández y Jacobo Borges, entre otros.

Dotado de una refinada sensibilidad, Cadenas, también profesor universitario, destaca por una obra densa y estrechamente vinculada al pensamiento filosófico que, según el jurado, parece fusionar los derroteros de la actitud reflexiva con la inspiración pura.

Su poema más famoso, Derrota, que pasó de copia en copia por España y toda América Latina en los años cincuenta —trascendió como la marca poética de la generación de los sesenta— dio paso a obras como Falsas maniobras (1966), Memorial (1977) o Amante (1983).

Y en todas ellas, una poesía “esencial, muy exigente con el idioma, muy coloquial, casi minimalista pero directa, que puede entenderse pero que es a la vez muy exigente”, según Pardo.

La poesía latinoamericana y española de los últimos sesenta años “no puede entenderse” sin la obra de Cadenas, resume Pardo, para quien el mundo de la literatura debe al venezolano “algunos de los momentos más importantes de la antipoesía de los años cincuenta”.

En ediciones anteriores este galardón internacional ha recaído en Ángel González, José Emilio Pacheco, Fina García Marruz, Tomás Segovia Eduardo Lizalde, y Rafael Guillén, entre otros.

PREMIO

Está dotado en la actualidad con treinta mil euros (unos 34,000 dólares); y este año habían concurrido a él 43 autores de 18 nacionalidades.

El galardón, que por primera vez ha sido dado a conocer en el Centro Federico García Lorca de Granada (sur de España), incluye también una obra gráfica conmemorativa, un acto literario y unas jornadas académicas sobre el estudio de la obra del premiado con la presencia de él y la edición de una antología poética.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: