Una explosión se oye en cajas negras

El ruido de una explosión se escucha claramente en las cajas negras del avión ruso que se estrelló el pasado sábado en la península del Sinaí, lo que da más crédito a la hipótesis de que el derribo fue un atentado terrorista.

Cientos de turistas intentan salir de la ciudad egipcia de Sharm El Sheij, luego de que Rusia anunció que las aerolíneas rusas tenían prohibido volar a Egipto, hasta conocer las causas del accidente aéreo del sábado. LAPRENSA/AFP

El ruido de una explosión se escucha claramente en las cajas negras del avión ruso que se estrelló el pasado sábado en la península del Sinaí, lo que da más crédito a la hipótesis de que el derribo fue un atentado terrorista. Teoría a la que ayer se sumó tácitamente Rusia, que suspendió los vuelos de sus compañías aéreas a Egipto.

“Todo es normal, absolutamente normal durante el vuelo y de repente nada más”, publicaron ayer varios medios franceses, haciéndose eco de las declaraciones de una de las fuentes que tuvo acceso a las grabaciones de las cajas negras.

Según esta fuente, que no fue identificada, la explosión no tuvo lugar tras una avería del motor, lo que avala las suposiciones de que pudo deberse a un artefacto dentro de la aeronave, en la que murieron sus 224 ocupantes, en su mayoría ciudadanos rusos.

Al parecer fue algo “repentino, de ahí que el piloto no tuviese siquiera tiempo de enviar un mensaje de socorro”, analizó un experto consultado por una televisora francesa.

El diario francés “Le Monde” publicó en su página web que algunas piezas, que aparecen en las fotos de los restos del aparato, están acribilladas por impactos desde el interior al exterior, “lo que acredita más bien la tesis de un estallido”.

ACEPTA RECOMENDACIÓN

El presidente ruso, Vladimir Putin, dio luz verde ayer a la recomendación del Servicio de Seguridad (FSB, antiguo KGB) de suspender los vuelos a Egipto, sobre todo los “canales turísticos”, hasta que se establezcan las causas del siniestro del Airbus A-321.

“El jefe de Estado estuvo de acuerdo con esta recomendación y encargó al Gobierno ponerla en práctica, así como garantizar el regreso al país de los ciudadanos” que están en Egipto, dijo el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

Aún no se ha informado cuándo entra en vigor la medida, pero dado que el presidente ordenó repatriar a los ciudadanos rusos no parece lógico que salgan más vuelos.

Entre cuarenta mil y cincuenta mil turistas rusos se encuentran actualmente en Egipto, especialmente en las localidades turísticas de Sharm El Sheij y Hurgada.

“Teniendo en cuenta cuántos vuelos al día pueden aceptar los aeropuertos de Hurgada y Sharm El Sheij, y cuántos pasajeros puede transportar un avión, se necesita al menos un mes para sacarlos a todos”, explicó Irina Tiurina, portavoz del sindicato ruso de Industria Turística.

REFUERZAN SEGURIDAD

Washington solicitó ayer a algunos aeropuertos de Medio Oriente que refuercen los controles de seguridad de sus vuelos hacia Estados Unidos.

El secretario de Seguridad Nacional de EE. UU., Jeh Johnson, aclaró que si bien no hay vuelos directos entre EE. UU. y Sharm el Sheij, y aunque la investigación sobre el suceso sigue en marcha, el incremento de la seguridad aérea se tomó por “precaución” y tendrá un carácter “temporal”.

Johnson detalló en un comunicado que habrá mayor escrutinio de los objetos que los viajeros introduzcan en la aeronave, evaluaciones de las terminales en colaboración con los socios internacionales y la oferta del gobierno de asistencia en seguridad a determinados aeropuertos extranjeros.