Celebran en la FIL las ocho décadas del incansable Fernando del Paso

El pasado 1 de abril, Fernando del Paso cumplió ocho décadas de una vida dedicada con pasión a las letras, una fecha que la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara quiso recordar con un homenaje al más reciente Premio Cervantes. Vestido con una alegre americana de rayas de colores y corbata azul, el escritor, […]

El escritor mexicano Fernando del Paso, Premio Cervantes 2015, en un homenaje en su honor, en el primer día de la edición XXIX de la Feria Internacional del Libro (FIL) en la ciudad mexicana de Guadalajara. EFE/Ulises Ruiz Basurto

El pasado 1 de abril, Fernando del Paso cumplió ocho décadas de una vida dedicada con pasión a las letras, una fecha que la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara quiso recordar con un homenaje al más reciente Premio Cervantes.

Vestido con una alegre americana de rayas de colores y corbata azul, el escritor, pintor, diplomático y académico mexicano escuchó durante una hora larga las palabras de los ponentes sobre su vida y obra, tras lo que ofreció un breve agradecimiento al público asistente y a los oradores.

En él se acordó también de dos personas recientemente fallecidas, el escritor Hugo Gutiérrez Vega y la agente literaria Carmen Balcells.

Mejorado de los problemas de salud de los últimos años, entre ellos varios derrames cerebrales que le impidieron el habla, el intelectual se mostró hoy feliz de poder participar en ese acto, que finalmente resultó algo deslucido y se celebró en uno de los salones más pequeños de la feria.

«El incansable Fernando del Paso no ha dejado de experimentar y de probar que su talento no conoce prácticamente ningún límite y esto ha sido así porque ese talento es obra de una dedicación absoluta y pasional, de una voluntad por escribir que ha superado todas las adversidades y contratiempos», dijo en su discurso el presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Rafael Tovar y de Teresa.

Escribiendo poesía, teatro, novela policiaca o dibujando, Del Paso «busca siempre la renovación de sus propias posibilidades», agregó la máxima autoridad cultural del país, quien lo definió como «un viajero y escritor universal» y «un autor cuya grandeza va aparejada a su sencillez y generosidad como ser humano».

Nacido en Ciudad de México el 1 de abril de 1935, la formación de Del paso abarca estudios de economía y literatura en la Universidad Autónoma de la capital mexicana. Fue consejero cultural y cónsul en la embajada de México en París, así como becario del Centro Mexicano de Escritores y de la Fundación Guggenheim.

Además, ha colaborado con algunas de las revistas y suplementos culturales más importantes de México y expuesto sus dibujos y pinturas en varios museos mexicanos.
Sus cuatro novelas -«José Trigo» (1966), «Palinuro de México» (1977), «Noticias del Imperio» (1987) y «Linda 67; Historia de un crimen» (1995)- son «obras imprescindibles a la literatura en español» de un escritor que «ha hecho de la palabra la resonancia que da plenitud y forma a su vida», afirmó Tovar y de Teresa.

En opinión de la doctora en Literatura Hispánica Carmen lvarez, con estas cuatro «magistrales novelas» se ha consagrado como «un sólido e imprescindible narrador dueño de una magnífica prosa y una fascinante poética».

«Dialoga, cuestiona, mitifica y transgrede, se burla y se duele de la historia personal y colectiva, ofrece por igual visiones esperanzadoras y desoladoras», dijo en el homenaje.

Para el director general del Fondo de Cultura Económica (FCE), José Carreño, con Fernando del Paso «estamos ante obras imprescindibles de la narrativa mexicana del siglo XX» que «integran un gran fresco o mural de la historia mexicana de los siglos XIX y XX».
En su discurso, Carreño quiso destacar la «dimensión ética» de su obra.

«Como el propio Fernando del Paso dijo, la literatura es una recreación de la vida y en este país solo puede significar la recreación también de la libertad y de la esperanza», afirmó.

«Esa dimensión ética de su obra, el convencimiento de que no tiene sentido escribir por escribir sino que hay que hacerlo en un intento de superar lo ya escrito y consagrado, todo esto engrandece el magisterial oficio literario de Del Paso», añadió.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: