Relatora de ONU insta a Ortega a cumplir con pueblos indígenas

Mientras persiste la tensión en los territorios indígenas en el municipio de Waspam provocado por la invasión de colonos, en Ginebra la relatora especial de pueblos indígenas de Naciones Unidas, Victoria Tauli-Corpuz, demandó al presidente inconstitucional Daniel Ortega, que cumpla con la promesa de saneamiento.

Victoria Tauli-Corpuz, relatora especial de la ONU. LA PRENSA/TOMADO DE INTERNET

Mientras persiste la tensión en los territorios indígenas en el municipio de Waspam provocado por la invasión de colonos, en Ginebra la relatora especial de pueblos indígenas de Naciones Unidas, Victoria Tauli-Corpuz, demandó al presidente inconstitucional Daniel Ortega, que cumpla con la promesa de saneamiento. Y le instó a crear “un mecanismo de diálogo con las comunidades para acordar una solución a largo plazo”.

“Pido al Gobierno que inicie el proceso de saneamiento territorial al que se comprometió públicamente el presidente Daniel Ortega, dando prioridad a los territorios en conflicto, para proceder al traslado de los colonos a sus lugares de origen o a su reubicación”, manifestó la especialista de la ONU.

A su vez Tauli-Corpuz demandó una investigación exhaustiva de las muertes y ataques contra personas y bienes, y que se garantice que los responsables responderán ante la justicia y que las víctimas reciban una reparación.

Según los registros del Centro por la Justicia y los Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua (Cejudhcan), desde el año pasado hasta la fecha un total de 52 personas han sido agredidas con armas de fuego, de las cuales 24 han fallecido en acciones por defensa de los territorios.

“Ojalá que el Gobierno de Nicaragua tome en cuenta, y busque cómo dar solución al problema”, reaccionó la diputada y dirigente de la organización indígena de Yatama, Elízabeth Henríquez, quien recordó que en los territorios indígenas de Waspam, persiste el temor, pues existen amenazas de parte de los colonos para realizar acciones en el presente mes de diciembre.

“(Dicen) Que no habrá Navidad en paz”, apuntó Henríquez, que son algunas de las advertencias que han llegado a oídos de los indígenas miskitos de parte de los colonos.

Y por eso, señaló Henríquez, es que los miskitos que habitan en las comunidades a orillas de Río Coco Arriba, sobre todo en territorio Li Aubra, siguen desplazándose a la otra orilla de la Mosquitia en territorio hondureño.

Henríquez se mostró esperanzada de que el gobierno de Ortega tomará en cuenta las recomendaciones de la relatora de la ONU.

Henríquez recordó que la comisión presidida por Tauli-Corpuz el pasado 5 de noviembre, cuando ella realizó una visita a Honduras, pudo apreciar en la frontera con Nicaragua las condiciones de los desplazados, que por la violencia emprendida por colonos se vieron obligados a abandonar sus casas y asentarse en la Mosquitia hondureña.

En esa ocasión una delegación de los miskitos nicaragüenses, encabezada por Henríquez, cruzó las aguas del río Coco para poder entrevistarse con la relatora de la ONU, a quien le entregó en esa ocasión un documento de diez páginas, en el que resumían la situación de los pueblos indígenas en el Caribe Norte de Nicaragua, sobre todo la violencia que enfrentan por la falta de ejecución de la etapa de saneamiento de las propiedades de la zona.

Tauli-Corpuz aseguró que “las raíces de esta tensión se encuentran en la falta de un proceso real y efectivo de saneamiento de los territorios indígenas”.

En Ginebra la relatora de la ONU pidió calma a quienes están involucrados en los enfrentamientos de los últimos meses entre miskitos y colonos en la Mosquitia nicaragüense.

NO HAY INVESTIGACIÓN

El 30 de octubre Elízabeth Henríquez fue agredida por grupos de choque del partido de gobierno. En esa ocasión Henríquez relató que ella fue golpeada cuando un grupo que vapuleaba al periodista de Radio Yapti Tasba, Juan Herbacio, la identificó y uno de los que dirigían las turbas orteguistas ordenó su agresión.

Hasta ahora, denunció la líder indígena, las autoridades locales no han efectuado ninguna investigación, pese a que hubo una denuncia en la Comisaría de la Mujer de Puerto Cabezas. “La ley no está para las personas que no comparten su posición (política)”, dijo Henríquez.