Bóer y Gigantes a jugarse el futuro en la Liga Profesional

En medio de una campaña repleta de vacilaciones, los Gigantes de Rivas tienen hoy una nueva oportunidad para enfrentar directamente los hechos y decidir su futuro.

Managua, Nicaragua 28/12/2015.Carlos Teller lanzador de los Gigantes de Rivas. Foto LA PRENSA Roberto Fonseca

En medio de una campaña repleta de vacilaciones, los Gigantes de Rivas tienen hoy una nueva oportunidad para enfrentar directamente los hechos y decidir su futuro.

El Bóer también. El aguerrido equipo de la capital, que ha tenido la improvisación como rasgo principal, intentará sacudirse toda la mediocridad que lo ha perseguido.

Ambas tropas se verán las caras esta tarde (6:00 p.m.) en el Yamil Ríos Ugarte de Rivas, con el chance de avanzar a la postemporada en sus manos. Depende de ellos.

Carlos Teller (4-2 y 3.08), zurdo de amplia experiencia en el beisbol profesional y con tres éxitos ante el Bóer en la actual campaña, será el encargado de subir a la colina por los Gigantes ante su público.

La tribu, por su lado, irá con el también zurdo Harold Guerrero (3-4 y 4.69), un espigado lanzador dominicano que ha hecho presentaciones notables con la tribu.

Pero el punto es que verse las caras contra el Bóer en una serie de vida o muerte no es algo en lo que pensó Mauricio Marenco, mientras armaba a los Gigantes.

El directivo y muchos expertos pensaron que irían hacia una Liga en la que los sureños harían historia. Los demás, el cuadro.

Sin embargo, con solo cuatro juegos pendientes, son los Gigantes los que intentan escapar al ridículo. La tropa, proyectada para arrasar a sus rivales, ha sido un equipo angustiado la mayor parte del trayecto y ahora trata de caminar sobre un alambre sin caer.

¿HARÁ ALGO EL BÓER?

Del otro lado está el Bóer, al que le ha costado reunir un plantel estable. A veces por malas contrataciones. Otras porque se le llevaron jugares clave.

Y sin embargo, aún está ahí, tratando de demostrar que tiene aliento para saltar a los playoffs, pretensión que no es improbable.

La serie, que se trasladará mañana a Managua, tiene ribetes de vida o muerte para ambos clubes. Una barrida —de cualquier lado— dejará al ganador camino a los playoffs y al vencido hacia su casa. Una división de honores hará que la intriga se extienda hasta el final.

Los Gigantes tienen más talento y más recursos. Y sin embargo, están en medio de una racha de cuatro reveses. El Bóer es menos fuerte y ha perdido (4-8) la serie, pero ha echado mano de su orgullo para estar en la pelea.

EN PALCO, PERO LUCHANDO

El Oriental tendrá la visita de los Tigres en Granada (6:00 p.m.), en una serie de mucha importancia. El que la gane —si hay barrida— queda casi sembrado para la Final.

Una división de honores en estos dos partidos, de igual modo extenderá la intriga hasta el último instante y eso podría ponerle más sabor a este cierre de temporada.