Pólvora quema a 69 personas este mes

El pequeño Alex José, de 14 meses, hace pocos días jugaba alegremente en su hogar hasta que sufrió un triste accidente que por ahora lo mantiene en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de la Asociación Pro Niños Quemados de Nicaragua (Aproquen).

El niño Alex José Martínez, de 14 meses, llora de dolor en la Unidad de Cuidados Intensivos de Aproquen al tener el veinte por ciento de su cuerpo quemado. LA PRENSA/M. ESQUIVEL

El pequeño Alex José, de 14 meses, hace pocos días jugaba alegremente en su hogar hasta que sufrió un triste accidente que por ahora lo mantiene en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de la Asociación Pro Niños Quemados de Nicaragua (Aproquen).

Jazmina Martínez, madre del menor, aseguró que el día del incidente el niño andaba jugando con un pedazo de madera e inocentemente fue a atizar el fuego, pues el cocinero de la vivienda no es muy alto, cuando le cayó encima una porra de frijoles y le quemó casi todo el cuerpo.

El infante junto con su familia es originario de la comunidad Santa Rosa, del municipio de Paiwas, Región Autónoma del Caribe Sur (RACS).

Mario Pérez, director médico de la Unidad de Quemados de Aproquen, explicó que la mayoría de quemaduras ocurren con líquidos calientes, por lo cual en esta asociación hay un equipo médico especializado de turno para atender a los pacientes. No obstante, en esta temporada también se ha atendido a algunos pacientes quemados con pólvora.

“En la temporada que inició a mediados de noviembre hasta la fecha en nuestra base de datos tenemos a ocho pacientes con quemaduras por pólvora”, dijo Pérez.
Además indicó que hasta el momento Aproquen no ha recibido pacientes quemados con mutilaciones, que es lo peor que puede ocurrir; pero ayer (lunes) fueron atendidos dos pacientes originarios de la capital que resultaron con quemaduras en sus manos al manipular los llamados arbolitos.

“Son niños grandes, uno de 12 y otro de 9 años. Uno de ellos lo compró (arbolito) en una pulpería que es la típica adquisición de pólvora. En cambio el otro niño se quemó indirectamente porque otro lo empujó”, expresó Pérez.

Añadió que las quemaduras que sufrieron los menores fueron superficiales y no requirieron hospitalización, ya que su atención fue ambulatoria.

“Ha bajado la incidencia (quemados por pólvora) a pesar de que no ha terminado la temporada, porque el año pasado terminamos con 22 quemados con pólvora”, apuntó Pérez.

Por su parte, las autoridades del Ministerio de Salud (Minsa) manifestaron a través de medios oficialistas este lunes que durante el mes de diciembre se contabilizan un total de 69 casos con quemaduras por pólvora, lo cual representa un 35 por ciento menos de casos que en 2014, cuando se reportaron 106 casos.

Además señalaron que los más afectados con las quemaduras son los niños de 5 a 9 años, siendo las bombas, los morteros y las triquitracas los principales artefactos involucrados en estas lesiones.

CON LÍQUIDOS CALIENTES

Mario Pérez, director médico de la Unidad de Quemados de la Asociación Pro Niños Quemados de Nicaragua (Aproquen), dijo que el setenta por ciento de los niños quemados con líquidos calientes son menores de 5 años.

“Son niños pequeños que todavía no tienen bien desarrollada su conciencia y se exponen a este factor de riesgo o bien son niños que comienzan a caminar y a descubrir el mundo”, dijo Pérez.

Además en esta época de fin de año se agrega el hecho de que hay más niños en las casas porque están de vacaciones y se cocina más por efecto de las festividades.

“Nosotros trabajamos fuerte con los pacientes, si hay que injertar hay que hacerlo para movilizarlo pronto y no esté tanto tiempo hospitalizado”.Mario Pérez, director médico de Aproquen.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: