Selección de Nicaragua evoluciona e ilusiona partido a partido

La Azul y Blanco ha alcanzado una identidad de juego que le permite competir contra rivales de mayor jerarquía.

Marlon López es uno de los jugadores estelares de la columna vertebral de la Selección. LAPRENSA/ JORGE TORRES

La evolución de la Selección de Futbol es innegable. Nicaragua ha crecido en juego y resultados —siete victorias, un empate y tres derrotas en 2015— aunque necesita ganar ante El Salvador el 2 de febrero para alcanzar el respaldo unánime del país, seguir creciendo y mantener el respeto internacional.

Lea: Henry Duarte: Buscaremos quedar en el top 10 de la Concacaf en el 2016

Las transformaciones son colectivas e individuales y poco a poco supera las limitaciones futbolísticas para arañar competitividad internacional, objetivo final del seleccionador nacional Henry Duarte. El penalti y el autogol de Honduras no deben opacar lo que sucedió durante 83 minutos, en los cuales los catrachos estuvieron desorientados con el dominio de la primera parte, la mejor que ha tenido la Azul y Blanco a criterio del técnico.

Lea: Henry Duarte: Ya no somos una Selección paquete

Nicaragua provocó todo ese cortocircuito catracho porque es un equipo en desarrollo. Está estableciendo unas sólidas bases que prometen mucho. En cada partido es capaz de sorprender positivamente con novedades como Maykel Montiel, un jugador que en su primera convocatoria debutó de titular y estuvo entre los más destacados por su constancia, entrega y participación en el juego.

La Selección de Futbol crece como equipo. La idea de Duarte es que la figura sea el grupo, no un jugador, y lo está logrando. Sí tiene, y reconoce el técnico, buenas individuales, pero las hace trabajar en beneficio colectivo.

En septiembre la Azul y Blanco jugó sin Barrera en Jamaica durante 37 minutos y no se notó: ganaba 2-0 en ocho. El miércoles no volvió a contar con él ni Justo Lorente, el portero titular, algo que por primera vez ocurría, y mantuvo el mismo patrón de juego.

Bryan García hizo de Barrera hasta que una lesión lo sacó y Téllez superó las expectativas, mientras Alexis Somarriba y Bismarck Véliz, dos Sub-23 al igual que García y Montiel, debutaban mostrando habilidades y personalidad.

La Selección ilusiona: es constante, atrevida, genera ocasiones de goles, marca y proyecta nuevas figuras. Ahora le falta culminar la obra con mayor consistencia en el juego para sumar victorias a las buenas presentaciones.

Lea: Selección de Nicaragua se desploma ante Honduras en cinco minutos

@josenec