Tierra de cárteles, la cara no glamurosa del narco

El director del documental nominado al Óscar Tierra de cárteles (Cartel Land), la atención ha estado del lado equivocado.

El director confía, al menos, en que la nominación al Óscar contribuya a que el documental sea visto por más personas e incentive el debate sobre cómo romper el círculo vicioso de la violencia, la corrupción y la impunidad.

La reciente captura del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán y su relación con los actores Kate del Castillo y Sean Penn sin duda han puesto la atención de los medios en los cárteles mexicanos.

Pero para el director del documental nominado al Óscar Tierra de cárteles (Cartel Land), la atención ha estado del lado equivocado.

“El tema no es Sean Penn, no es ‘El Chapo’, que incluso en la entrevista con el actor reconoce que nada cambiará cuando él no esté”, dijo el director Matthew Heineman a The Associated Press en una entrevista reciente.

“El tema es el sufrimiento de los mexicanos, la corrupción que permite operar a los cárteles con impunidad, (…) el ansia de droga de Estados Unidos que alimenta esa violencia, esa guerra”.

LA PROBLEMÁTICA

“De eso es de lo que la gente debería estar hablando y estoy contento porque nuestra película se sitúe ahí”, añadió el realizador neoyorquino sin tener claro si el hecho de que se hable ahora tanto de capos y cárteles le podrá ayudar o no a conseguir la preciada estatuilla.

En cualquier caso, se distanció de lo que considera un “circo mediático” y subrayó que Tierra de cárteles, disponible en iTunes y Netflix, apuesta por contar la realidad del crimen organizado “desde adentro, poniéndole cara humana a la violencia” y llegando a lugares que ni él mismo se hubiera imaginado.

En esta historia de dos movimientos civiles armados a ambos lados de la frontera mexicoestadounidense, las balas parecen pasar sobre la cabeza del espectador, que puede ver, como nunca antes, un laboratorio artesanal de metanfetaminas dirigido por un hombre con uniforme de policía y escuchar los gritos desgarradores de un centro de tortura regentado por aquellos que se habían levantado contra los abusos de las mafias y la ineficacia de las autoridades.

TALENTO

El documental, el tercero de Heineman, es una producción mexicana-estadounidense narrada en inglés y español. Entre sus productores ejecutivos se encuentra Kathryn Bigelow, la primera mujer ganadora del Óscar a la Mejor dirección.

Y entre sus múltiples reconocimientos se destacan los premios al Mejor director y a la Mejor cinematografía, en el apartado documental, en el Festival de Cine de Sundance de 2015.