Nicaragua debe mejorar la cobertura y calidad universitaria

El presidente del CNU dictó la lección inaugural en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) titulada “Tendencias y desafíos de la educación superior en Nicaragua”.

Telémaco Talavera, presidente del CNU, dictó la lección inaugural en la Upoli. LA PRENSA/ J. CASTILLO

Calidad, relevancia y cobertura son los desafíos que tiene la educación superior en Nicaragua, admite el presidente del Consejo Nacional de Universidades (CNU), Telémaco Talavera.

Aunque en términos de cobertura Nicaragua ha mejorado, dice Talavera, la calidad y la relevancia de la formación de profesionales sigue siendo una deuda con la sociedad.
Actualmente el país tiene un 22 por ciento de cobertura universitaria, un porcentaje inferior al de América Latina y el Caribe.

“Nosotros partimos de un 11 por ciento, actualmente tenemos un 22 por ciento en Nicaragua. (En) América Latina y el Caribe es el 32 por ciento, todavía tenemos mucho qué crecer. (Y) los países llamados desarrollados andan arriba del 50 por ciento. Tenemos mucho que crecer en cobertura, pero no basta con crecer en cobertura sino va acompañado de la calidad y la relevancia para poder responder a los desafíos de la persona, la familia, la comunidad y la sociedad”, dice Talavera.

El presidente del CNU dictó la lección inaugural en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli) titulada “Tendencias y desafíos de la educación superior en Nicaragua”.

Uno de esos desafíos, comparte la rectora de la Upoli, Lidya Ruth Zamora, está en conseguir una mayor retención de los estudiantes y en mejorar la pertinencia de los aprendizajes en las aulas de clases.

Pero también, dice Zamora, “existen varios desafíos (y) dentro de los prioritarios están la articulación de los subsistemas de la educación básica y media, técnica y superior. Es un desafío porque al haber un enfoque sistémico de la educación en Nicaragua eso va a permitir de que todos estemos hablando un mismo idioma en cuanto a qué necesita el país en la formación de recursos humanos. Otro gran desafío está asociado a la calidad”.

Por eso, comenta Talavera, el país necesita “una educación que responda a la propia cultura, a las propias necesidades y desafíos que tiene la sociedad, una educación que esté estrechamente a la investigación e innovación y a la extensión como una vinculación permanente y sistemática de la universidad… La educación debe adecuarse a los desafíos del mundo y a las nuevas realidades que tiene cada país. No hay recetas, sino que cada país lo tendrá que hacer”.

TRABAJOS DE ARTICULACIÓN

Este año, según Telémaco Talavera —quien también es asesor presidencial para todos los temas del gabinete de Gobierno— tanto el Ministerio de Educación (Mined) como el Tecnológico Nacional y el CNU trabajan para la articulación de los subsistemas educativos.

Además, el CNU apoya al Mined en la transformación curricular y la capacitación y formación de los docentes.
“Estamos trabajando articulados y estamos impulsando procesos de transformación curricular con un enfoque integral sobre la realidad del mundo y los territorios”, explica Talavera.

Para este año, el CNU prevé brindar acompañamiento pedagógico a los educadores de los primeros grados de primaria.