Colombia usa tono bélico contra Nicaragua

El presidente colombiano Juan Manuel Santos, sigue subiendo el tono en relación al fallo que favoreció a Nicaragua, donde la CIJ concluyó que tiene competencia en las dos demandas introducidas por Nicaragua, pero que Colombia se niega acatar.

Colombia

El mandatario de Colombia Juan Manuel Santos durante una visita a San Andrés Islas, el 18 de marzo de 2016. LA PRENSA/EFE

El presidente colombiano Juan Manuel Santos subió el tono en relación con el fallo que favoreció a Nicaragua, en el que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) concluyó que tiene competencia en las dos demandas introducidas por el país, pero que Colombia se niega a acatar.

“La soberanía la defenderemos hasta la muerte y hasta el último centímetro”. Esta frase del presidente Santos resume el mensaje que dio al país con la visita que realizó en San Andrés el 18 de marzo, tan solo 24 horas después de que la CIJ se declaró competente en las dos últimas demandas de Nicaragua contra Colombia.

Para el ex vicecanciller Víctor Hugo Tinoco, más allá del “discurso retórico” del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, esta posición se revierte en un vacío jurídico internacional, que deja muy mal parado a Colombia.

“A mí me parece que Colombia se metió en un callejón sin salida, donde solo tiene las de perder, porque si ellos no se defienden en términos de límites y fronteras, las sentencias para la comunidad internacional van a quedar como las defina la Corte, no como las defina Colombia”, advierte Tinoco.
Para el exdiplomático en el curso del tiempo las autoridades colombianas tendrán que “rebobinar y cambiar su posición” y someterse al Derecho Internacional.

“Pero si se dieran situaciones anormales en términos de atropello militar en la zona, definida como territorio nicaragüense, sí cabría la posibilidad de recurrir al Consejo de Seguridad, es un recurso abierto, en caso de que se agrave una situación bélica”, explicó Tinoco.

ACCIÓN BÉLICA ES REMOTA

Roberto Cajina, experto en temas de seguridad, indica que el país debe considerar recurrir a otros medios del Derecho Internacional, pero dice que una acción bélica de Colombia es remotísima.

“Aunque en materia de seguridad nunca se puede decir nunca, las posibilidades de un conflicto bélico entre Nicaragua y Colombia son muy remotísimas”, sostiene.

“Sería un suicidio político de Colombia agredir a Nicaragua; de hecho la correlación de fuerza militar entre ambos países es abismal, Colombia tiene un Ejército que está permanentemente entrenado, tiene medios militares superiores, Nicaragua tiene fuerza aérea, no tiene fuerza naval (suficiente). Colombia tiene submarinos, entonces sería un suicidio político”, afirma Roberto Cajina, al analizar el tono bélico que Santos está usando en reacción al desacato del fallo de la CIJ.

Cajina sugiere que el país debe buscar mecanismos para presionar a Colombia, recurriendo a las Naciones Unidas, la OEA y la Celac. “Es un asunto de buscar los mecanismos del Derecho Internacional. El gobierno de Ortega está relativamente indolente, porque se queda con el triunfo, pero no busca las opciones para que se aplique la Ley Internacional”, consideró Cajina.

 

Lea aquí más información: “Colombia no seguirá compareciendo ante la CIJ”

ES UN DELINCUENTE INTERNACIONAL

Por otro lado Cajina asegura que al no aceptar Colombia el fallo de la Corte Internacional de Justicia, lo convierte en un delincuente internacional.

“Desconocer un fallo de un Tribunal de Justicia como la Corte Internacional de Justicia, es estar al margen de la Ley y eso significa ser un delincuente y Colombia no reconoció el fallo de la CIJ”, valora Cajina, experto en temas militares.

BUSCAR OTROS FOROS

Por otro lado el experto explicó que Nicaragua prácticamente se ha quedado con el fallo de La Haya, y ante la posición colombiana de desacato, el país debería de hacer uso de todos los mecanismos del derecho internacional.

“Las Naciones Unidas es una opción, por qué no recurre a la OEA, al Celac, es un asunto de buscar los mecanismos del derecho internacional, entonces el gobierno de Ortega está relativamente indolente, porque se queda con el triunfo, pero no busca las opciones para que se aplique la ley internacional”, consideró Cajina.

Para Roberto Cajina, la decisión de la CIJ en que tiene competencia en las demandas expuestas por Nicaragua, es solamente un avance dentro del proceso, pero no una victoria.

“Se logró un avance dentro del proceso, pero el proceso no ha terminado, ahora falta que la Corte decida sobre las dos demandas y Nicaragua debe buscar más estrategias, porque se gasta mucha plata, ¿pero cuál es el rédito, si Colombia no cumple el fallo?, analizó.

ES UN DISCURSO BÉLICO PARA LLAMAR LA ATENCIÓN

Para el ex vicanciller de Nicaragua José Pallais Arana, el discurso de Santos tras el fallo de la CIJ, es solamente una forma de llamar la atención.

“Santos está en una situación de debilidad política interna y necesita mantener un discurso belicista contra Nicaragua para desviar la atención de sus problemas, no creo que quiera aparecer como agresor de un pequeño país, pero puede haber riesgo de un incidente que se salga de mano porque va a incrementar su patrullaje para aparecer firme y decidido”, sopesó Pallais.

El ex funcionario de gobierno también observó que Nicaragua está adormecida, cuando ya debería haber recurrido a la comunidad internacional.

“La cancillería nicaragüense la veo adormilado debería iniciar una campaña alertando a la comunidad internacional preparando condiciones para oportunamente recurrir al Consejo de Seguridad, de modo que deberían plantear una estrategia progresiva, porque el riesgo de conflicto no es tan alto, pero es previsible”, alertó José Pallais.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: