Costa Rica refuerza control migratorio en frontera con panamá por cubanos

Lo que Costa Rica quiere evitar es una nueva crisis humanitaria con cubanos dentro de su territorio, similar a la iniciada en 2015 con el ingreso de 7,822 de ellos, a quienes les tuvo que otorgar visas extraordinarias de tránsito y asistir con alimentación y albergue durante varios meses

Costa Rica, esta vez por medio de la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME), reforzó el operativo de control migratorio en Paso Canoas, frontera con Panamá, para impedir el paso de más de 1,300 cubanos que se aglomeraron con el interés de ingresar a Costa Rica y continuar su ruta hacia Estados Unidos.

El operativo, iniciado con el aumento de presencia policial costarricense en esa misma frontera por orden del presidente Luis Guillermo Solís, se redobla por el constante ingreso de cubanos irregulares que son detectados en el interior de Costa Rica.

Esta semana la policía detectó a 15 cubanos irregulares procedentes de Panamá que se trasladaban hacia el interior del país y el fin de semana anterior, encontró a otro grupo de 49 migrantes de la isla en un vehículo al momento de ser revisado en un retén de la Fuerza Pública.

Lo que Costa Rica quiere evitar es una nueva crisis humanitaria con cubanos dentro de su territorio, similar al iniciado en 2015 con el ingreso de 7,822 de ellos, a quienes les tuvo que otorgar visas extraordinarias de tránsito y asistir con alimentación y albergue durante varios meses a 5,500 cubanos que se quedaron varados.

Esto porque Nicaragua les impidió el paso por su territorio, ejemplo que ha tomado Costa Rica al cerrar su frontera con Panamá para evitar el paso de los migrantes de la isla.

“En un compromiso real con los derechos humanos, Costa Rica cumplió con la premisa no sólo de combatir el delito de tráfico ilícito de migrantes, sino con la convicción en la garantía de la integridad física de las personas cubanas a las cuales se les otorgó la visa de tránsito extraordinario, tanto en su estadía en el país como para aquellos que fueron parte del operativo de
salida, viajando así seguros y protegidos, el cual finalizó el pasado 15 de marzo” anterior, explicó la DGME.

“Si bien fue una tarea exitosa en coordinación con muchas instituciones, donde se involucraron desde diferentes comunidades, hasta una negociación internacional con los países de tránsito, es claro que para el país no es posible repetirla. Es conocido que el flujo de personas cubanas continúa en Panamá, siendo acogidas por el Gobierno de ese país, lo que ha generado que la frontera sur se refuerce con presencia policial, realizando la tarea de supervisión y sobre todo, del debido control migratorio”, añade la información costarricense.

Este operativo de control dejó la detección de los dos grupos de 15 y 49 cubanos en dos momentos de la semana anterior, según la DGME. Ellos Serán atendidos en cumplimiento de la legislación migratoria interna costarricense, es decir, serán deportados por haber ingresado al país de modo irregular.

El operativo continuará durante los días de Semana Santa. Mientras tanto, Costa Rica afirma que continuará levantando la voz a nivel internacional, solicitando la intervención de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), de la Conferencia Regional para las Migraciones (CRM) y a los países involucrados en el flujo de viaje de estas personas que salen de Cuba, llegan a Ecuador y continúan su ruta migratoria a Estados Unidos pasando por Colombia, Centroamérica y México.

Costa Rica adelantó que en las próximas semanas se coordinará una reunión por medio de estos organismos para buscar coordinar un proceso estructural que permita, tanto visualizar mucho más esta situación migratoria como encontrar una solución que beneficie a todas las personas implicadas en estos viajes inseguros, donde su integridad física y su vida se ponen en alto riesgo a manos de traficantes de personas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: