Asciende a 246 la cifra de fallecidos por terremoto en Ecuador

El anuncio lo realizó el vicepresidente Jorge Glas en una rueda de prensa tras realizar un recorrido por poblaciones de la costa, azotados por el terremoto, en la que reiteró que no hay alerta de tsunami.

El alcalde de Quito, Mauricio Rodas (c), visita una vivienda afectada por el terremoto en el barrio Ciudad Futuro este domingo 17 de abril, al sur de Quito (Ecuador). LA PRENSA/EFE

El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, informó que la cifra de fallecidos ascendió a 246, mientras que los heridos son 2,527, según un balance divulgado este domingo 17 de abril como consecuencia del terremoto de 7.8 grados de magnitud que sacudió el 16 de abril la zona tropical norte del país.

El anuncio lo realizó en una rueda de prensa tras realizar un recorrido por poblaciones de la costa, azotados por el terremoto, en la que reiteró que no hay alerta de tsunami.

Previamente, el presidente Rafael Correa había anunciado en su cuenta de Twitter que el número de decesos era de 233.

En esa red social añadió que el vicepresidente del país, Jorge Glas, que llegó esta mañana a Manta, se dirige ya a Portoviejo, otra de las zonas más castigadas por el terremoto.

«Yo aterrizaré directamente en Manta a las 18h30 (23.30 GMT). Prioridad inmediata rescate entre escombros. Apoyo de rescatistas del exterior. En camino dos hospitales móviles. Electricidad lista sólo para ciertos sectores», agregó.

Apuntó que hay que «ser cuidadosos por escombros y postes caídos» e indicó que la seguridad pública está «controlada».

«Albergues preparándose. Todo el país movilizado. Gracias al mundo entero por solidaridad», agregó el gobernante, quien está de regreso desde Europa tras participar en un foro del Vaticano para conmemorar la publicación de la encíclica del papa Juan Pablo II «Centesimus Annus».

El terremoto se produjo a las 18:58 hora local del sábado (23:58 GMT), entre los balnearios costeros de Cojimíes y de Pedernales, en la provincia de Manabí y colindante con la vecina Esmeraldas, que también ha sentido el impacto de las réplicas.

Tras el desastre, el Gobierno ecuatoriano declaró el estado de emergencia en las provincias de Esmeraldas, Manabí, Guayas, Santo Domingo de los Tsáchilas, Los Ríos y Santa Elena, así como el estado de excepción en todo el territorio nacional.

El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, viaja a Manta, en la región de Manabí, una de las zonas más afectadas por el terremoto, para analizar la situación y coordinar la ayuda, según informó en su perfil de Twitter.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, se encontraba de viaje en el Vaticano y ya se encuentra de vuelta al país.

Las ciudades que más daños han sufrido son Manta, Portoviejo y Pedernales, donde los pobladores han pasado la noche, buscando refugio en las horas posteriores al movimiento telúrico por miedo a las réplicas.

Desde el terremoto, se registraron un total de 135 réplicas, según informó el Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional, que localizó el epicentro a 20 kilómetros de profundidad,
Casas derrumbadas, servicios públicos suspendidos y personas fuera de sus viviendas ha caracterizado la noche en estas localidades.

Las autoridades trabajan para restablecer el suministro de energía en Manabí, mientras que ya se ha restablecido el servicio en Jipijapa, Pajan, Puerto López, Puerto Cayo y parte de Portoviejo y Montecristi.

El Gobierno, que liberó 300 millones de dólares del fondo de contingencia para hacer frente a la situación, decretó el estado de emergencia en las provincias de Esmeraldas, Manabí, Guayas, Santo Domingo de los Tsáchilas, Los Ríos y Santa Elena, así como el estado de excepción en todo el país.

En la costa sur de Ecuador, se desplomaron al menos seis estructuras y en todo el país, siete carreteras permanecen cortadas o con problemas de circulación.

Para distintas labores, el Gobierno de Ecuador movilizó 10,000 efectivos de las fuerzas armadas y 4,600 policías a las zonas afectadas.

Venezuela ha enviado el primer avión con ayuda humanitaria, el primero de un país extranjero, según informó el Twitter oficial de la Presidencia de Ecuador, mientras que autoridades ecuatorianas han entregando hasta el momento 3000 kits de alimento, 7600 kits para dormir, 150 kits de vajilla familiar y 10,000 botellas de agua.

También se han movilizado dos hospitales móviles, uno para la ciudad de Pedernales y otro para Portoviejo, y un total de 241 profesionales de la salud, entre médicos, paramédicos, y miembros de Cruz Roja de Ecuador, según las mismas fuentes.

Líderes de todo el mundo se han solidarizado con la situación de Ecuador; del papa Francisco, que llamó a dar «fuerza y apoyo» a los afectados por terremoto en Ecuador, a David Cameron, que expresó a través de Twitter «todo el apoyo» del Reino Unido.

En esta misma red social, el secretario general de Unasur, Ernesto Samper, los presidentes de Colombia, Costa Rica, Perú, Panamá, Paraguay, México y Venezuela, expresaron sus condolencias con el país latinoamericano.

Por otro lado, la Unión Europea (UE) mostró su solidaridad con Ecuador y anunció la activación del Mecanismo Europeo de Protección Civil para desastres para evaluar el posible envío de ayuda y equipos.

El terremoto registrado ayer es uno de los de mayor intensidad que ha registrado el país a lo largo de su historia, siendo el más intenso uno de 7,9 grados, en 1979, que afectó también a Colombia y provocó 800 muertos en ambos países.

Aunque al principio el Centro de Alertas de Tsunamis en el Pacífico (PTWC) de EE.UU. alertó sobre la amenaza de tsunami en varios países de la región, la amenaza ha pasado en gran parte.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: