Devoción que une

Como todos los años, los devotos matagalpinos, se unen con gran alegría a la procesión que finalizó en la iglesia Nuestra Señora de Los Ángeles.

Devotos de diferentes departamentos asistieron a la celebración anual de San Expedito en Jinotega. LA PRENSA/S.RUIZ

Con una diana anunciaron la celebración del día del santo romano San Expedito, a la cual asistió una centenaria cantidad de creyentes católicos de Matagalpa y Jinotega para celebrar la misa anual y posteriormente salieron a las calles en una procesión llena de música y bailes.

La pintoresca celebración se realiza anualmente en Jinotega, donde se reúnen los devotos de ambos departamentos, se regalan comidas, bebidas y estampas con la imagen del soldado romano convertido al cristianismo, al cual le rezan con ferviente fe por ser el santo de las causas justas y urgentes según su historia.

Como todos los años, los devotos matagalpinos, se unen con gran alegría a la procesión que finalizó en la iglesia Nuestra Señora de Los Ángeles. “San Expedito nos ha hecho muchos milagros en la familia, tenemos como seis años de venir a Jinotega, después de la primera venida comenzamos a ver los milagros en mi vida, el intercedió por mí” Comentó Oscar Ochoa.

El fervor religioso se manifiesta en los comentarios de los miles de milagros que patentizan su presencia, cuatro bandas musicales entre mariachis y filarmónicos acompañaron a los creyentes que cargaron la imagen del santo desde su salida de la capilla San Expedito la cual erigió una de las promotoras de su devoción en Jinotega, Cástula viuda de Jarquín (q.d.e.d).

A pesar que en su mayoría los visitantes del santo son de otras partes del Nicaragua, la tradición de Jarquín se expandió en su familia y en comunidades jinoteganas, la cual fue apoyada por el sacerdote de origen matagalpino, Douglas Araica Zeledón, quien fue el que trajo la devoción del santo hacia la familia de la promotora y del pueblo jinotegano.

En la procesión José Santos Membreño Mendoza, quien la recorre desde hace 18 años acompaña a la imagen que visitan de los diferentes departamentos de Nicaragua como Granada, Masaya pero sobre todo Matagalpa comentó que mira poca devoción al santo de parte del pueblo jinotegano, pero que los que llegaban eran con verdadero fervor, y lamentó que el sacerdote precursor de la devoción a San Expedito falleciera, pues recuerda que celebraba la fecha con mucho entusiasmo.