Francisco Larios en su faceta de traductor

Francisco Larios es autor de los poemarios bilingües, Astronomía de un sueño (Astronomy of a Dream), publicado en 2003 en Barcelona; La red ante los ojos (The net in sight) en 2015 por Editorial Rascacielos del Ecuador, y La isla de Whitman, entre otros.

Poeta y traductor Francisco Larios. LAPRENSA/URIEL MOLINA

Poeta y traductor Francisco Larios. LAPRENSA/URIEL MOLINA

“Cuando se traducen otros poemas se llegan a escribir infinitamente”, afirma el poeta y traductor Francisco Larios, quien prepara la Antología de poesía contemporánea de Estados Unidos, bilingüe, con más de cien poetas de distintas nacionalidades.

“Leerse mutuamente enriquece la poesía”, resaltó Larios, quien se lamentó que no exista contacto entre el mundo que escribe en inglés y en español. Quizás esta muestra que prepara aparezca en una editorial mexicana el próximo año.

No mencionó nombres de los antologados, pero dijo que “son autores de Estados Unidos, anglosajones, hispanos, chinos y de otras nacionalidades, con una literatura multiétnica y multicultural escrita en inglés”.

SALOMÓN DE LA SELVA

Destacó que anteriormente tradujo del español al inglés el libro El soldado desconocido de Salomón de la Selva (The Unknown Soldier) y el poemario Memoria desplomada (The traps of memory) de Marina Moncada, ambos escritores nicaragüenses.

portada red ante los ojos

Larios es autor de los poemarios bilingües, Astronomía de un sueño (Astronomy of a Dream), publicado en 2003 en Barcelona y La red ante los ojos (The net in sight) en 2015 por Editorial Rascacielos del Ecuador.

Su labor de traductor cuenta con otras publicaciones de autores diversos en las revistas en línea Círculo de Poesía de México, y Conexos, de Miami.

“La verdad de mi historia es que he escrito desde hace un poco más de tres décadas, mucho tiempo más del publicado”, sostiene Larios quien se considera un “escritor de publicaciones tardías”.

Cada sol repetido, de Francisco Larios

Recordó que no fue sino hasta 2010 que publicó su primer libro Cada sol repetido, editado por Anama.

De su periodo desconocido, sostuvo que en su adolescencia publicó poemas con seudónimos, pero se dedicó más a las lecturas de escritores diversos.

Entre sus preferidos nombró a Jorge Luis Borges, quien ahora relee con el propósito de alcanzar nuevos niveles de comprensión literaria; al mexicano Juan Rulfo por su atmósfera y personajes mágicos.

La isla de Whitman, Francisco Larios
WALT WHITMAN

El primer poemario que descubrió Francisco Larios en la biblioteca de sus padres, en su niñez, fue Hojas de hierba (Leaves of Grass-1855) del poeta estadounidense Walt Whitman.

“Me lo llevé a mi cuarto, lo leí y desde entonces lo tengo en mi casa”, confiesa fue su inicio en el mundo de la literatura.

Extrañó que los versos no fueran rimados como los del modernismo o del Siglo de oro español.

A finales del año pasado dio a conocer su poemario La isla de Whitman, publicado con el sello Buenos Aires Poetry en Argentina, dicho texto elogiado por el crítico literario Enrique Solinas y la poeta Laura Yasan, ambos de Argentina.

POESÍA EN LIBERTAD

La poesía es su espacio personal de búsqueda —considera Larios—, a partir de ahí es asumida como un oficio en su mejor manera de expresión.

“En mi caso no tengo temas y la mayoría de mis escritos son de muchas cosas sin sentido”, explica.

Al respecto cita poemas de su nuevo libro, , como El charco en el fondo de un sueño, Notas para un corrido sobre Gregorio Samsa o Meditación interrumpida por pensamiento flotante de Jim Morrinson.

Luego habla de su único libro con un tema más organizado, Sobre la vida breve de cualquier paraíso, que alude al poder y la naturaleza humana.

EL MÚSICO

Su nuevo reto es musicalizar sus versos. Junto a varios amigos trabaja en la producción musical de 13 canciones, y ha incluido su poema Pequeñísima canción de amor, del libro Cada sol repetido.

Su incursión en la narrativa ha sido tímida pero experimental, afirma Larios, y su interés es contar historias y publicarlas sin preocuparle su estilo narrativo en prosa poética.

Para Larios “Nicaragua no es un país fácil”. Emigró hacia Estados Unidos en los años ochenta en busca de mejores oportunidades, país donde ha trabajado como economista, consultor y maestro.

Se siente “afortunado” porque ha creado vínculos con escritores de diversas partes de Estados Unidos, y haber sido parte del proyecto digital multilingüe Carmina in mínima re, coordinado por Albert Lázaro-Tinaut.

“Leo mucha poesía en inglés y estoy convencido que la poética estadounidense florece por lo multiétnico y multicultural, uno esperaría lo contrario en este mundo controlado por un materialismo brutal”, reflexiona Larios.

Y este fenómeno —sostiene— se debe en gran parte al mecenazgo de muchas universidades que emplean a poetas para dar clases de escritura y literatura.

Señaló que en Estados Unidos se conoce en las escuelas solo a las grandes figuras nacionales hasta los años setenta y uno que otro que se ha filtrado en la lista.

Por eso se ha interesado en dar a conocer la antología bilingüe de poetas que radican en Estados Unidos, así su propia poesía, en español e inglés, tanto en Miami como en países de habla hispana.

Su aventura y atrevimiento también lo ha llevado a traducir algunos poemas del portugués al español, dice.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: