LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

evangélicos, Nicaragua, Daniel Ortega

Miembros de iglesias evangélicas en Nicaragua protestaron contra la normativa gubernamental hacia los misioneros. LA PRENSA/Maynor Valenzuela

Evangélicos presionan contra medida migratoria

El gobierno a través del Ministerio de Gobernación (Migob) aplica desde el pasado 12 de agosto una normativa a la Iglesia en la cual restringe la entrada de misioneros y religiosos

Una delegación del gobierno del presidente inconstitucional Daniel Ortega, se reunirá hoy con una representación de pastores evangélicos para seguir discutiendo la normativa gubernamental, que impide que misioneros y religiosos extranjeros ingresen al país libremente para promover actividades pastorales y sociales. El encuentro fue confirmado por el pastor Félix Ruiz, presidente de la Convención Bautista de Nicaragua, delegado por la pastoral para presidir la reunión con la delegación del gobierno.

“Tenemos una reunión mañana (hoy) y vamos esperar lo que nos diga el gobierno; nos dijeron que es una delegación de alto nivel del gobierno, ¿quién será? No sé”, dijo Ruiz.

“Me parece que podría ser con la ministra de Gobernación (la reunión), pero no sabemos, debe ser alguien autorizado por el presidente Daniel Ortega”, explicó Ruiz.

DEJARLA SIN EFECTO

El delegado de la pastoral evangélica dejó claro que la Iglesia lo que desea es que la normativa de restricción quede sin efecto.

“Nosotros mantenemos nuestra posición de que la normativa quede sin efecto. Es unánime, que quede sin efecto”, aclaró Ruiz.

El gobierno a través del Ministerio de Gobernación (Migob) aplica desde el pasado 12 de agosto una normativa a la Iglesia en la cual restringe la entrada de misioneros y religiosos que ingresan al país en actividades pastorales y sociales.

De acuerdo a la normativa gubernamental, los misioneros, sean católicos, evangélicos o de cualquier denominación religiosa, deben reportarles con varios días de anticipación los motivos de su ingreso al país a las autoridades de Gobernación. Será decisión del gobierno si los admite o rechaza.

El pastor Rafael Arista, presidente de las Asambleas de Dios, dijo que la medida contra la Iglesia es impopular y cree que la decisión de restringir entrada de misioneros extranjeros fue tomada por “cuadros intermedios” del gobierno.

“Es lamentable para nosotros esa disposición. Es una ley antipopular. En este momento cuando estamos en un período de elecciones, yo no creo que eso sea sabio. Yo le pido al gobierno que derogue esa normativa”, afirmó el reverendo Arista.

El sector evangélico en Nicaragua protestó contra las medidas impuestas por el Gobierno hacia los misioneros. LA PRENSA/Maynor Valenzuela
El sector evangélico en Nicaragua protestó contra las medidas impuestas por el Gobierno hacia los misioneros. LA PRENSA/Maynor Valenzuela

Lea también: Trescientos misioneros cancelan viaje a Nicaragua

EVANGÉLICOS PROTESTARON

Como parte de la medida gubernamental, la que las iglesias evangélica y católica han rechazado, el sector evangélico inició desde el fin de semana pasado protesta contra la restricción, una advertencia que ya había sido anunciada por la pastoral evangélica.

El pastor Mauricio Fonseca, presidente de las Asambleas de Dios, dijo la semana pasada que tenían esperanza de que el presidente Ortega, reflexionara y dejara sin efecto la disposición que de acuerdo a los líderes religiosos afecta la labor pastoral y social de la Iglesia.

“Nuestra posición es que la normativa desaparezca, que quede sin efecto. Creo que el presidente Ortega debe ser sabio, saber escuchar; recordemos que el 46 por ciento de la población en este país es evangélica”, dijo Fonseca. El presidente de la Alianza Evangélica le entregó la semana pasada al presidente Ortega, un documento en el que le informa el quehacer pastoral y social de la Iglesia y por qué la normativa debe quedar derogada.

El gobierno de Ortega ha justificado ante los pastores que el nacimiento de la normativa obedece a planes de seguridad para neutralizar al crimen organizado, aduciendo que hay casos de que utilizan a entidades religiosas para sus actividades criminales.

El arzobispo de Managua, el cardenal Leopoldo Brenes, también se pronunció preocupado por la medida y dijo que la analizaría con los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua.

“Cuando (los obispos) regresen los voy a llamar para que meditemos, y veamos cada uno de los puntos, y como siempre, vamos a tomar una decisión en conjunto… y pues creo que debemos de tener un diálogo con el Ministerio de Gobernación para presentarle nuestras inquietudes y escuchar de ellos sus argumentos también”, dijo Brenes.

Roberto Rojas, secretario general de las Asambleas de Dios, dijo que la restricción impuesta por el gobierno no tiene razón de ser y que le da mala imagen al país.

“Esa medida no tiene razón de ser porque en la práctica según las estadísticas que la misma Policía suministra, Nicaragua es un país relativamente seguro”, dijo Rojas.
Rojas calificó la medida gubernamental como extrema.

“En todo caso las acciones del gobierno deben ser como las que toma con los demás ciudadanos que ingresan al país, puesto que ya existen normativas para el extranjero que ingresa al país. No se ve bien esta medida contra los misioneros, quienes además de venir a ayudar al país, también le generan divisas porque se hospedan y consumen en hoteles durante su estadía”, indicó Rojas.

“ES UN ATROPELLO A LA IGLESIA”

Monseñor Silvio Fonseca, vicario de Familia, Vida e Infancia de la Arquidiócesis de Managua, aseguró que la normativa que restringe la llegada de misioneros al país, “es un atropello a la fe, porque la Iglesia es misionera y no conoce fronteras y eso es ponerle fronteras, ponerle muro a la fe”.

Fonseca dijo además que “la medida es una violación a los derechos humanos, porque si alguien quiere venir a Nicaragua y por el hecho de ser misionero no lo dejan entrar, yo creo que bastará eso para no dejarlo ingresar y eso se presta a una arbitrariedad universal”, denunció Fonseca.

Por otro lado, el religioso aseguró: “Otro peligro es el control que quiere tener el Estado sobre la predicación. Habría que ver cuál es el fondo de esa medida”.

COMENTARIOS

  1. Democracia Ya.
    Hace 5 años

    Fácil, si de hoy al 6 de noviembre no suspenden esa ley antirreligiosa; que toda la comunidad católica, mormona, adventista, evangélica y las demás vote en contra del FSLN. Hagan esa advertencia y verán como derogan la ley hoy mismo.

  2. Trinidad
    Hace 5 años

    Los religiosos ya se están dando cuenta de que viven en una dictadura….. ya no es tan dictablanda…

  3. el carolingio
    Hace 5 años

    Los religiosos cristianos no tienen que buscar mucho por saber el trasfondo del motivo de no dejarlos entrar a Nic… En un lugar donde existen todo tipo de violaciones, humillaciones(pues así está el pueblo), la palabra cristiana llega como medio de liberación y reflexión que no conviene a los que ostentan el poder.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: