Ganadería de Nicaragua aún espera reconversión

El sector continúa a la espera de los recursos para financiar el proyecto que pretendía mejorar la productividad cárnica y láctea

Tres años después de haber presentado una propuesta de reconversión para superar los obstáculos que impiden mejorar la productividad ganadera, el sector continúa a la espera de los recursos para financiar el proyecto que pretendía mejorar la productividad cárnica y láctea para hacerla más competitiva en los mercados internacionales.

Sumado a que no se percibe disponibilidad del Estado para impulsarlo, el nuevo esquema de manejo de los recursos de la cooperación internacional, establecido por el Gobierno, hace aún más difícil la obtención de los 65 millones de dólares que cuesta su ejecución, en beneficio de unos 64,000 pequeños y medianos ganaderos de todo el país durante los 16 años que dure.

La propuesta fue el resultado de las necesidades que enfrenta el sector ganadero en los diferentes ámbitos, desde la parte de producción, productividad, comercialización, asistencia técnica y financiamiento.

“Nos sentamos todas las organizaciones ganaderas y colegiamos el documento. Luego los especialistas del IICA (Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura) lo terminaron de pulir para presentarlo al Gobierno”, expone Solón Guerrero, directivo de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic).

Especialistas, tanto nacionales como extranjeros también hicieron sus aportes al plan para garantizar la mejoría del sector, añade el presidente de la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo (Canislac), Willmer Fernández.

Vacas

FUE BIEN RECIBIDA

Guerrero recuerda que el Gobierno lo acogió con mucho entusiasmo y que muchos sectores coinciden es que la herramienta indicada para sacar adelante a la ganadería de Nicaragua. Tanto fue el entusiasmo de las autoridades que un año más tarde presentaron un plan similar, que según los dirigentes de las organizaciones ganaderas estaba sustentada en la propuesta presentada por ellos.

El Programa de Reconversión de la Ganadería Bovina, presentado por el Gobierno, con el fin de mejorar la productividad y lograr una mayor competitividad del sector pretendía llegar a 36,000 pequeños y medianos ganaderos durante sus cuatro años de ejecución con una inversión de 199 millones de dólares.

Para Fernández no importa cuántas propuestas iniciativas existan ya que todas pueden juntarse, lo importante es que se ejecuten.

Según los dirigentes de las organizaciones ganaderas “ha abundado voluntad” en torno a la ejecución de estas propuestas. Pero “desgraciadamente no se ha podido concretar la obtención de los fondos para comenzar a ejecutar aunque sea alguno de sus componentes”, admite Guerrero.

El estancamiento de las iniciativas lo que ha provocado es que el sector continúe enfrentado bajos niveles de productividad y como consecuencia “esté estancado en un mercado cada vez más dinámico… en el que únicamente estamos sobreviviendo”, afirma Guerrero para quien la limitante para estos programas serán siempre los recursos.

El sector siempre estuvo “claro” de que no sería posible conseguir los 65 millones de dólares de “una sola vez” por lo que decidieron priorizar los subprogramas más importantes.

LA PRENSA/ ARCHIVO

 

NUEVO ESQUEMA DE MANEJO DE LA COOPERACIÓN CHOCA

Pero debido a las nuevas normas de manejo de los recursos de la cooperación el Gobierno es el que tiene más acceso a estos recursos, pero hasta ahora tampoco los ha obtenido.

“Sin duda alguna nosotros hemos estado gestionando con diferentes organismos e instituciones, pero hoy en día no es como hace algunos años cuando las instituciones y los organismos financiaban o apoyaban de manera directa a los gremios, ahora todo es vía gubernamental, entonces eso nos limita un poco”, explica Guerrero.

Según los dirigentes ganaderos el Gobierno también ha estado gestionando los recursos, pero al final tampoco lo ha conseguido.

Ante este panorama Faganic considera que lo único que le queda al sector ganadero es seguir haciendo lo de siempre, que ha sido impulsar al sector con sus propios esfuerzos y seguir demostrando que salen adelante a pesar del poco apoyo.

Por su parte Fernández es más optimista ya que recientemente en un encuentro que el sector lácteo sostuvo con representantes del Gabinete de Producción, Consumo y Comercio se les solicitó una iniciativa para impulsar al sector.

carne

NUEVO COMPROMISO CON EL SECTOR LÁCTEO

“En este nuevo compromiso que hicimos les dijimos que tomaríamos como herramientas esas partes del Plan de Reconversión y otras iniciativas que ya se están implementando en los territorios para no duplicar esfuerzos. Incluso se habló también de formar una comisión y de trabajar con el IICA y apoyados por la Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) para preparar la propuesta y presentarla al Gobierno”, detalla Fernández.

Pese a todo Guerrero no pierde las esperanzas en que algún momento se obtengan los recursos para impulsar este plan para mejorar la productividad cárnica y lechera y a la vez mejorar la competitividad de estos productos en el mercado internacional.

“Esto no va paralizar el desarrollo de la ganadería, sobre todo porque cada vez hay más demanda de alimentos y el panorama se vuelve cada vez más atractivo por lo que seguimos trabajando en el incremento de la productividad y mejoramiento genético”, dice Guerrero.

Pero advierte que este plan facilitaría “que nos subamos al tren de la modernidad y si no lo tomamos nos vamos a quedar en la primera parada que solo nos va a ofrecer mercados tradicionales que cada vez son más competitivos en cuanto a precios, lo que nos obliga a ofrecer productos diferentes dirigidos a nichos específicos de mercado”.

Por su parte Fernández dice que una vez que presenten la propuesta el sector asumirá las actividades que les toquen desarrollar y esperan que el Gobierno y los cooperantes haga las suyas evitando siempre que se dupliquen los esfuerzos.

El presidente de Canislac confía en que la estrategia camine, ya que de parte del sector lácteo hay trabajo adelantado con respecto a programas para elevar el consumo local de leche y otras líneas de trabajo que tienen que ver con el consumo, producción, productividad y calidad de los procesos en busca de un mayor encadenamiento de todos los eslabones de la cadena láctea.

Ganaderia info

Ampliar infografía aquí

IMPACTO ESPERADO

El Programa de la Reconversión de la Ganadería, presentado por las organizaciones gremiales, pretende elevar al menos en 20 por ciento la rentabilidad de la fincas ganaderas, lo que permitiría duplicar las exportaciones del sector que según datos oficiales el año pasado rondaron los 700 millones de dólares.

Además del incremento en la productividad láctea, cárnica y reducción de los intervalos de parición de las reses el plan también pretende generar cambios de mentalidad en los ganaderos con respecto al medioambiente, el uso de suelos, la reforestación y la cosecha de agua.

LA PROPUESTA OFICIAL

La propuesta del Plan de Reconversión de la Ganadería Bovina, presentado por el Gobierno, estaba enfocada en la mejoría de la competitividad y desarrollo empresarial a través del cultivo de pastos más productivos, la rotación del pastoreo en los potreros y el mejoramiento genético del hato, que según el Cuarto Censo Nacional Agropecuario (Cenagro, 2011) tenía 4.13 millones de reses. Pero que según estudios recientes del Banco Central de Nicaragua para el 2013 tenía 5.11 millones de animales, los cuales según cálculo de las organizaciones ganaderas tiene un crecimiento natural anual del 7 por ciento y cerca de un millón son hembras que producen leche. El promedio nacional de producción de leche ronda los cuatro litros de leche por vaca al día.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: