Román “Chocolatito” González tetracampeón

Una decisión unánime lo convirtió en el primer nicaragüense tetracampeón del mundo.

Chocolatito, Román González, Chocolatito González

LA PRENSA/AP

Román “Chocolatito” González, la más genial aparición en el boxeo nacional desde los días de Alexis Argüello, llevó su carrera a otra dimensión, al conquistar anoche una cuarta corona mundial, después de 12 heroicos asaltos, frente al mexicano Carlos Cuadras.

En la presentación más difícil de su carrera, “Chocolatito” fue exigido al máximo por un guerrero azteca que jamás dejó de enviar golpes y que asimiló el castigo del nicaragüense, a través de cada asalto ante una angustiada clientela en el Forum de Inglewood.

Los tres jueces del combate vieron ganar a Román: 117-111, 116-112 y 115-113, para una decisión unánime que lo convirtió en el primer nicaragüense tetracampeón del mundo, tras haber reinado en el peso mínimo, minimosca, mosca y supermosca.

Lea también: Román “Chocolatito” González: “Jamás superaré a Alexis”

El inicio fue decisivo

Román "Chocolatito" González, Chocolatito, Nicaragua, Chocolatito González
Román “Chocolatito” González impacta una poderosa izquierda en el rostro de Carlos Cuadras, a quien le arrebató el título mundial supermosca del CMB. LA PRENSA/AP

El “Chocolatito” inició como una tromba y estableció su dominio en el arranque del combate, gracias a sus mortíferas combinaciones de golpes ascendentes y disparos rectos de derecha. En los primeros cuatro asaltos, no tuvo problemas.

Sin embargo, a partir del quinto bajó su voltaje y Cuadras comenzó a disparar más seguido. Se arrimó sin temor y aguantó todo lo que el nica le lanzó. El sexto tampoco fue cómodo para Román, quien luego debió dedicarse a perseguir al mexicano, pero con sumo cuidado.

González recuperó el ritmo para el séptimo y administró bien la ventaja que eventualmente lo llevaría a ganar la pelea, pero recibió castigo serio y su rostro terminó bien lastimado, mientras sangraba de la ceja derecha y exhibía inflamado el pómulo izquierdo.

Momentos en que doña Liliam Luna celebraba anoche, con familiares y amigos, el triunfo de su hijo “Chocolatito” González. LA PRENSA/C. VALLE
Momentos en que doña Liliam Luna celebraba anoche, con familiares y amigos, el triunfo de su hijo “Chocolatito” González.

 

Esta victoria es para el pueblo de Nicaragua, para mi familia y para Alexis Argüello, pero sobre todo, es para Dios quien me dio la fuerza para resistir y vencer en esta difícil pelea”.  Román “Chocolatito” González, tetracampeón mundial.

 

Debido al desgaste, el voltaje del combate bajó en sus asaltos finales y comenzó a crecer la angustia sobre el desenlace del pleito, mientras el “Chocolatito” sacaba fuerzas de flaqueza para sostenerse en medio de un contexto difícil y de ribetes heroicos.

Nadie había castigado tanto a Román como anoche en el Forum, escenario en el cual, en 1974, Alexis Argüello destronó a Rubén Olivares para convertirse en el primer nica campeón mundial. Ahora, a González le ha tocado extender el legado iniciado en aquella histórica ocasión.

Aunque se habló de un probable combate ante el japonés Naoya Inoue, quien estaba en el ringside anoche, no debe descartarse otro duelo con Cuadras, quien vendió cara su derrota y seguro dejó entre los 6,714 fanáticos, la sensación de no haber malgastado su dinero.

Lea también: Así fue la ruta del tetracampeonato de Román “Chocolatito” González

Celebran cuarta corona mundial

Vecinos de Liliam Luna, madre de Román “Chocolatito” González, disfrutaron de la pelea del ahora tetracampeón mundial. LA PRENSA/C. VALLE
Vecinos de Liliam Luna, madre de Román “Chocolatito” González, disfrutaron de la pelea del ahora tetracampeón mundial. LA PRENSA/C. VALLE

Los gritos de emoción por parte de los familiares, amigos y vecinos de Román “Chocolatito” González no se hicieron esperar cuando lo declararon tetracampeón mundial por decisión unánime.

Doña Liliam Luna, mamá del “Chocolatito”, dijo haberse sentido nerviosa durante los doce round de la pelea y más aún cuando vio que de la cara de su hijo brotaba sangre.

“Cuando vi que a Román ya lo había partido en el sexto round, estaba muy nerviosa, estaba pidiéndole a Dios que todo saliera bien”, dijo emocionada después de la pelea.

Entre los vecinos también se sintió la tensión cuando vieron que el “Chocolatito” tenía una herida en el pómulo derecho, pero aún así continuaban aplaudiéndolo y gritando en señal de apoyo.

La hija del pugil confesó haber sentido miedo de que su papá perdiera la pela. “El momento más difícil fue cuando lo partieron, yo no había visto a mi papá así. Pensé que iba a perder la pelea, porque estaba recibiendo muchos golpes y se miraba algo cansado”, dijo su hija, Litzy González.

Afuera de la casa de la madre del “Chocolatito” González, instalaron una pantalla gigante y una tarima donde los vecinos y familiares del campeón mundial pudieron disfrutar de esta velada boxística.