Jake Arrieta da primer triunfo a los Cachorros en la Serie Mundial

De Hank Borowy a Jake Arrieta. Del 8 de octubre de 1945 en Chicago, al 26 de octubre del 2016 en Cleveland. Esa fue la larga espera de los Cachorros de Chicago para volver a ganar un juego de la Serie Mundial.

Cachorros

Kyle Schwarber empujó dos carreras con dos hits por los Cachorros. LA PRENSA/AFP

De Hank Borowy a Jake Arrieta. Del 8 de octubre de 1945 en Chicago, al 26 de octubre del 2016 en Cleveland. Esa fue la larga espera de los Cachorros para volver a ganar un juego de la Serie Mundial.

Los Cachorros vencieron 5-1 a los Indios de Cleveland para empatar el Clásico de Octubre a un triunfo por equipo y ahora llevan la serie a casa para los siguientes tres encuentros, a partir de mañana.

Lea también: Cachorros o Indios acabarán larga sequía sin poder ganar una Serie Mundial

Arrieta estuvo magistral, sin permitir hit hasta la sexta entrada, mientras los relevistas Mike Montgomery y Aroldis Chapman tampoco  dejaron que la tribu  sacara sus flechas.

A pesar de caer en el primer juego, los Cachorros tenían una clara ventaja para el segundo duelo y es la misma para el tercero: la profundidad de su rotación de abridores.

Mientras Arrieta estuvo intratable con picheo de 5.2 entradas de dos hits, una carrera, tres bases y seis ponches, a Trevor Bauer, el abridor de Cleveland, lo explotaron temprano y el bullpen, fuera de su famoso trío (Shaw/Miller/Allen) no pudo detener a la ofensiva de los Cachorros, que tronó desde el arranque.

En solo el inicio del juego, Kris Bryant pegó hit y anotó con un doblete de Antonhy Rizzo.

La pizarra se movió a 2-0 en el tercero con hit empujador de Kyle Schwarber, quien también pegó otro cohetazo empujador en el racimo de tres carreras del quinto episodio, en el cual sobresalió un triple de Ben Zobrist, quien empujó una y anotó otra.

Schwarber, quien pasó lesionado todo el año y se reincorporó al equipo en esta serie, ha llegado a darle un gran impulso a esta ofensiva, que hizo mucho ruido en la campaña regular, pero que en los playoffs ha sido inestable.

Los Indios lograron descifrar a Arrieta en el sexto. Después de un out, Jason Kipnis conectó un doblete y anotó con un sencillo de Mike Napoli que sacó de acción al abridor de los Cachorros.

El zurdo Montgomery sacó seis outs y cuando Napoli le dio hit en el octavo, el meteórico Chapman fue llamado del bullpen y con latigazos de hasta 103 millas por horas, dejó paralizado a los Indios en el cierre.

Cleveland recibió un poco de su propia medicina, al ser víctima de un crecido bullpen.

Arrieta es el primer lanzador de los Cachorros que gana un juego de la Serie Mundial desde Hank Borowy, quien en relevo final de cuatro episodios sin carrera ante Detroit, se anotó el triunfo 8-7 en 12 innings, hace 71 años en Wrigley Field.

No obstante, el mayor reto de los Cachorros es ganar el título por primera vez  en 108 años, así que este fue apenas su primer paso.

Primer revés

El mánager de los Indios, Terry Francona, perdió por primera vez un juego de la Serie Mundial. Tenía nueve triunfos al hilo.

Los Cachorros establecieron un récord al presentar una alineación con seis bateadores de 24 años o menos.

El tercer juego será mañana en el Wrigley Field de Chicago (6:00 p.m.), en donde se había jugado un partido de la Serie Mundial por última vez el 10 de octubre de 1945.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: