Espantos invaden Masaya

Masaya rememoró sus tradiciones místicas la noche de ayer a través de disfraces de espantos, mitos y leyendas que cobraron “vida” con los personajes de la cultura criolla nicaragüense como La Mocuana, El Cadejo Blanco y Negro, La Llorona, La Cegua, entre otras expresiones.

La creatividad no tiene límites en el tradicional desfile de los ahuizotes que se realizó ayer en la ciudad de Masaya el último viernes de octubre. LAPRENSA/ M. ESQUIVEL

Masaya rememoró sus tradiciones místicas la noche de ayer a través de disfraces de espantos, mitos y leyendas que cobraron “vida” con los personajes de la cultura criolla nicaragüense como La Mocuana, El Cadejo Blanco y Negro, La Llorona, La Cegua, entre otras expresiones.

Las calles fueron tomadas por el tradicional desfile de los ahuizotes que se realiza cada año, el último viernes de octubre.
Erick Mercado, un reconocido artesano de máscaras de ahuizotes, dijo que a pesar de los costos de la materia prima, siempre pone su punto exclusivo en sus creaciones y que es importante que se consuma lo autóctono, porque de esa forma apoyan la mano de obra de los masayas.

“Se trata de que las máscaras tengan mi propio estilo y que vayan muy elaboradas, muy detalladas. A medida que vienen los años yo trato de mejorar mis creaciones, por ejemplo asimilar la máscara de La Cegua, llegar a lo más próximo de cómo la describen”, dijo.

Agregó que “las tradiciones internacionales (como Halloween) no tienen que ver nada con lo nuestro, (los ahuizotes) Masaya. En mi casa trabajamos todo el año, porque hacemos máscaras por ejemplo, de El Viejo y la Vieja, Los Españoles o el Macho Ratón. Este año para los ahuizotes preparamos como unas 1,300 máscaras, y pues la venta ha sido excelente”.

Desde las primeras horas de la noche, ayer, muchos padres de familia llegaron a la plaza Magdalena de esta ciudad, para que sus hijos participaran de esta tradicional procesión, pues el colorido y el ingenio se hicieron presentes en las calles de Masaya.

ahuizotes

Desde diferentes puntos

Algunas familias llegaron para presenciar la salida del desfile, que cada año —según los organizadores— atrae a más participantes.

Algunos buses llegaron con enmascarados desde diferentes departamentos del país, para participar en el tradicional desfile.

Karla Ñamendy, mayordoma de El Torovenado del Pueblo y partícipe de los ahuizotes, explicó que las turoperadoras llegan con extranjeros que quieren ser parte de esta tradición popular, porque se contagian de la algarabía y jolgorio de los monimboseños.

“Esta fiesta alegórica y de historia, se realiza el último viernes de octubre, con dos días de anticipación al desfile del Gran Torovenado del Pueblo (30 de octubre)”, comentó Ñamendy.

  12:00
de la medianoche, aproximadamente, concluyó el desfile de los ahuizotes en plaza Magdalena, Masaya, misma de donde inició el recorrido de los espantos, mitos y leyendas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: