En Chinandega ya no soportan zanjas en las vías

En los barrios El Calvario y El Rosario las compactaciones han sido tan defectuosas que varios camiones se han hundido.

Más de 80 kilómetros de redes de tuberías han sido abiertas en las calles de Chinandega desde finales de 2015. LA PRENSA/S.MARTINEZ

El zanjeo incontrolable y sin orden en las calles chinandeganas provocó que el ciclista José Méndez, de 25 años, un humilde revendedor de mariscos, se desplomara con su bicicleta en el barrio San Agustín, lo que le provocó lesiones en el rostro.

El zanjeo para instalar una red de tuberías para agua potable después de un año de ejecución, junto con las perforaciones en las calles para inspecciones del tubo principal y conexiones, es realizado sin señalizaciones y ha provocado accidentes.

En los barrios El Calvario y El Rosario las compactaciones han sido tan defectuosas que varios camiones se han hundido.

Esta semana se hundió y averió el sistema delantero de un camión distribuidor de gaseosas, dos cuadras al norte de la Farmacia Santa Lucía.

Román Neira, el conductor, dijo que circulaba por la zona y en retroceso se hundió en la propia esquina cuando trasladaba 500 cajillas de gaseosas.

Las zanjas y el bloqueo  en el barrio Santa Ana Norte. LA PRENSA/S. MARTÍNEZ

José Rodríguez, de oficio vigilante, fue otra de las víctimas de la zanja que una cuadrilla de Enacal perforó 80 varas al oeste del antiguo Cine Variedades en el barrio Guadalupe.

“Iba para mi trabajo y no vi esta zanja, es mucha irresponsabilidad dejarla a medio hacer y lo más grave en esta arteria, la entrada al centro de la ciudad”, lamentó Rodríguez después de recuperarse de los golpes.

Los transportistas se quejan de los embotellamientos, en especial en la salida hacia la ciudad de El Viejo en el barrio Santa Ana, que lleva dos semanas abierta.

En esas calles de gran frecuencia de tránsito se complicó el paso en las dos últimas semanas con el tráfico cerrado, donde hay tiendas, distribuidoras, pulperías, agencias de repuestos y librerías que experimentan grandes pérdidas, indicaron.

“Aquí no hay respuesta de la Policía ni de los inspectores del Ministerio de Transporte (MTI). Pedimos que se agilice esto, que trabajen de noche si es posible”, se quejó Félix Antonio Mendoza, conductor del bus de la comarca Palacio de Puerto Morazán.

80 kilómetros de redes de tubería en las calles y perforación de una decena de pozos y dos tanques de agua potable se realizan en esta ciudad desde el año 2015.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: