Matan a balazos al hijo de un poderoso narcotraficante en Costa Rica

El hijo de Marco Antonio Zamora, alias "El Indio", de origen nicaragüense, fue asesinado en un parque en Desamparados

El Cuerpo de la víctima fue remitido a medicina forense para que se le aplique la autopsia. (REPRODUCCIÓN DE REPRETEL).

Shamir Antonio Zamora Campos, de 21 años, hijo de Marco Antonio Zamora Solórzano conocido como “El Indio”, un narcotraficante que cumple una condena de 70 años en prisión, fue  acribillado la noche de este martes a balazos en un parque ubicado en una urbanización al sur de San José, Costa Rica.

No es la primera vez que un familiar de «El Indio» es asesinado, el año pasado un hermano suyo lo mataron de 16 disparos. El asesinato de Zamora Campos no pasa desapercibido en el país. La víctima es uno de los responsables de la ola de homicidios asociada a las disputas entre bandas narco en barrios de la capital costarricense. El asesinato de Zamora encaja dentro de esa ola de violencia. Según la Fuerza Pública, su asesinato fue ejecutado por pistoleros a eso de las 10:05 de la noche de este martes 24 de enero, en del parque de Veracruz de Higuito, en Desamparados.

Zamora estaba con varias personas al momento del ataque y sus acompañantes habrían escapado a pie, según el relato de Francisco Cordero, jefe de la policía local. Inicialmente la Fuerza Pública no encontró casquillos de bala en la escena.

“Tenía varios impactos de bala recibidos a nivel de cabeza, tórax y extremidades. Se declaró fallecido en la escena. Se habla de siete impactos de bala recibidos, la valoración de la escena es difícil y no me gustaría entorpecer el trabajo del Organismo de Investigación Judicial (OIJ)”, dijo Fabián Solís, paramédico de la Cruz Roja que atendió el crimen.

El narco

«El Indio», padre de Zamora, un nicaragüense de 44 años naturalizado costarricense, descuenta 70 años de prisión por los delitos de tráfico de drogas, dos homicidios calificados y asociación ilícita, cuya penas fueron dictadas en febrero de 2015.

El nicaragüense era el cabecilla de un grupo criminal que dominaba el mercado de la droga en los barrios del sur de San José. Desde que cayó preso, el vacío de poder quiso ser acaparado por miembros de su banda y otras agrupaciones que se disputaban los territorios de la droga, lo cual generó desde hace tres años una ola de crímenes que disparó la inseguridad en Costa Rica.

Según el Organismo de Investigación Judicial, el mercado de la droga sigue funcionando a pesar de la caída de capos como Zamora Solórzano, y más bien ha seducido a una nueva generación de narcos en el país. El 2 de diciembre del año pasado, el OIJ reportó 465 crímenes en el país, parte de ellos asociados a las disputas entre narcos.

A finales de 2015, un hermano de «El Indio» también fue acribillado a balazos por justicieros que luego cayeron en manos de las autoridades. Juan Carlos Zamora Solórzano, hermano mayor de Marco Antonio, fue asesinado de 16 disparos en Desamparados, sur de San José. Esta muerte provocó que la madre de «El Indio» abandonara Costa Rica por temor a ser asesinada.

Lea además: Allanan casa de “El Indio” por tentativas de homicidio

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: