Banco estatal de Nicaragua en “despegue”

“No vamos a subsidiar tasas”, dice el gerente general del Banco de Fomento a la Producción, Daniel Otazo. En el último año la cartera de crédito de este banco ha pasado de atender 4,000 clientes hasta 2015 a más de 22,000 el año pasado.

Desde su creación el Banco Produzcamos se ha visto envuelto en varios problemas de inestabilidad interna y hasta estafa millonaria. LA PRENSA/ ARCHIVO

En el último año el Banco de Fomento a la Producción (BFP), que todavía se alimenta del Presupuesto General de la República, ha ganado impulso en sus operaciones financieras tras experimentar serios problemas de funcionalidad desde su creación en el 2009. Su cartera de clientes ha pasado de 4,200 a 22,000 en un año, según afirma su gerente general, Daniel Otazo.

“Hemos llegado a un número de clientes en términos de desembolsos que es casi cinco veces superior al que se había llegado en gestiones anteriores, la gran mayoría de ellos productores, pequeños y medianos”, dijo ayer Otazo al informar sobre las cifras de cierre de 2016 con relación a 2015.

Lea: Produzcamos apuesta a la intermediación

Con ello cartera crediticia ha pasado de 48 millones de dólares a 65 millones, lo que equivale a un crecimiento de 35.41 por ciento. La meta este año es elevar este saldo a ochenta millones de dólares. El gerente empresarial explicó que este aumento en ambas carteras se debe a la apuesta del banco de intermediar financiamiento a través del resto de la banca.

Y pese a la mejora en sus operaciones, Otazo dijo que por ahora no se contempla la venta de acciones del banco ni la captación de depósitos, sino que continuarán apostando por la búsqueda de financiamiento de la cooperación internacional, como por ejemplo atraer préstamos de organismos multilaterales, como el Banco Mundial, el alemán KFW, entre otros. Actualmente están trabajando con el Banco Interamericano de Desarrollo (B ID).

“Una de las alternativas es justamente financiar al banco con capital internacional y esa es una alternativa que consideramos seriamente y que estaría perfectamente en línea con la misión del banco, que es como indicaba que en lugar de absorber recursos del sistema, es mejor atraer recursos adicionales al sistema”, indica.

Entre las condiciones que requiere este banco para comenzar a captar depósitos, Otazo explicó que requieren crear las mismas condiciones de infraestructura que la banca comercial, es decir abrir sucursales para desarrollar productos pasivos como son las cuentas corrientes, depósitos a plaza, entre otros. “Pero a como le decía, esto no está necesariamente dentro de la estrategia del banco a mediano plazo”, afirmó.

Le puede interesar: Privatización del Produzcamos aún es incierta

Tasas comerciales

Y pese a que en un principio el Gobierno prometió que dicha entidad permitiría que los productores se financien con mayores facilidades, particularmente a lo relacionado con la tasa de interés, Daniel Otazo, gerente general del Banco de Fomento a la Producción, admitió que las tasas de los créditos que están entregando son tasas de mercados, es decir similares a la de la banca comercial.

No obstante, indicó que este banco se diferencia del resto porque financia áreas económicas que la banca en general no asiste, como por ejemplo, los proyectos de emprendimientos.

“Nosotros siempre vamos a trabajar lo que el mercado dicte, nosotros no vamos a subsidiar tasas para crear una distorsión en el mercado”, enfatizó.

Jorge Rodríguez, gerente de crédito de este banco, dijo que la idea es entregar créditos que permitan ser rentables y sostenibles a la institución.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: