Ocaso del modelo Alba

Venezuela se hunde en su crisis; cuestionan a Ortega por autoritarismo. ¿Qué pasó?

}Los gobernantes designados por el poder electoral, Daniel Ortega y Rosario Murillo, junto a los presidentes Nicolás Maduro, de Venezuela y Evo Morales, de Bolivia, en enero pasado. Alba

Los gobernantes designados por el poder electoral, Daniel Ortega y Rosario Murillo, junto a los presidentes Nicolás Maduro, de Venezuela y Evo Morales, de Bolivia, en enero pasado. Alba

El desenlace de la crisis política de Venezuela podría causar un efecto dominó en los países integrantes del proyecto político regional Alba (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América), que fundó en 2004 el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez, opinó el ex vicecanciller de Nicaragua, Víctor Hugo Tinoco.

Lea además: Crisis venezolana es una advertencia para Nicaragua

En las calles de Venezuela, los ciudadanos piden la renuncia de Nicolás Maduro, sucesor de Chávez. En Nicaragua, el gobierno de Daniel Ortega mantiene un proceso de conversaciones con la Organización de Estados Americanos (OEA), después de la crisis institucional que vive el país a manos del caudillo sandinista, quien gobierna desde 2007. En Ecuador, el presidente electo Lenín Moreno, sucesor de Rafael Correa, ganó con un porcentaje mínimo las recientes elecciones; mientras Bolivia, a la sombra de su mandatario Evo Morales, se asoma al intento de una nueva reelección del líder indígena en 2019.

Lea también: Al menos 17 heridos en Venezuela tras enfrentamiento entre policía y opositores

Tinoco explicó que la salida de Maduro del poder “significaría la insostenibilidad de estos regímenes que pensaron gobernar eternamente con base en la consigna de crecimiento económico sin libertades democráticas”.

Los venezolanos atraviesan una crisis política, agravada por la elevada inflación y una grave escasez de medicinas y alimentos. La situación de Venezuela confirma para Tinoco que el modelo autoritario que exportó Chávez, después de 10 o 12 años no es esta le para lograr el desarrollo real ni democracia y menos libertades ciudadanas.

El exdiputado recordó cuando había guerra en Nicaragua, Guatemala y El Salvador en el siglo pasado, situación que particularmente Nicaragua pudo superar en los años noventa con elecciones libres y transparentes, y después esto se repitió en El Salvador y Guatemala, porque las elecciones era la única salida. “Creo que lo mismo va a ocurrir con los países del Alba que tenían un esquema autoritario y tendientes a la dictadura”, valoró.

En Venezuela hay un gobierno fallido

El exembajador de Nicaragua en Venezuela, Róger Guevara Mena, manifestó que en ese país suramericano hay “un gobierno fallido con una muerte anunciada, pendiente de decisiones políticas y económicas fuera de su resorte nacional”.

Guevara explicó que Venezuela pasó de ser “un modelo motor de un proyecto político ideológico internacional, que se llamó grupo Alba, a ser un Estado desvalido, miserable, endeudado y tiranizado, incapaz de asumir sus responsabilidades hacia sus propios ciudadanos”.

“Es una nación hermana que se debate en la agonía de encontrar su propia democracia y de garantizar su presente y futuro con liderazgos capaces y responsables, conociendo en amarga experiencia que su mayor riqueza o cuerno de la abundancia, el petróleo, ha sido y es la fuente de sus actuales males y dramáticos problemas”, expresó Guevara.

Bajo la Presidencia de Chávez, Venezuela hizo alianzas políticas con los países que firmaron el acuerdo del Alba (Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Argentina), que implica el suministro de petróleo a precio favorable a cambio de productos alimenticios en el caso de Nicaragua, pero con la baja de los precios internacionales del crudo en 2014, este flujo de cooperación disminuyó. Guevara opinó que el origen del grupo Alba “fue una campanada a la conciencia e identidad regional, pero fracasó política y económicamente por representar un populismo desfasado, basado en métodos tradicionales dictatoriales”.

Con la muerte del fundador y sin el financiamiento del gran proveedor el Petróleos de Venezuela (PDVSA), “el sistema de gobierno y liderazgo deja en orfandad a los países clientes del continente, todavía incapaces de crear riquezas y desarrollar clases productivas y de dirección inteligente de sus naciones”, expresó Guevara.

Nuevo populismo

Por su parte, Julio Icaza Gallard, exembajador y exrepresentante de Nicaragua ante las Naciones Unidas (ONU), caracterizó a los países del Alba como gobiernos populistas que en esta última década se diferenciaron porque no surgieron en el marco de las viejas dictaduras militares, sino que llegaron al poder mediante las urnas.

Icaza destacó que este nuevo populismo “encontró su caldo de cultivo en la crisis de los partidos políticos tradicionales y la incapacidad de las democracias para responder a la sobredemanda popular, beneficiándose del auge de los precios internacionales de las materias primas”. Pero ahora considera que las condiciones han cambiado.

EE.UU. analiza el caso venezolano

Esta semana, el jefe del Comando Sur de Estados Unidos, almirante Kurt W. Tidd, manifestó que la inestabilidad en Venezuela afecta a toda la región y que la creciente “crisis humanitaria” en el país caribeño podría “obligar a una respuesta regional”.

En un informe presentado ante el Comité de Servicios Militares del Senado estadounidense, Tidd dijo que “Venezuela atraviesa un período de inestabilidad significativa, debido a la escasez generalizada de medicamentos y comida, una constante incertidumbre política y el empeoramiento de la situación económica”.

Los venezolanos han tenido que hacer hasta filas para conseguir combustible.