En riesgo la vida de detenido en delegación de Rivas, advierte el Cenidh

Pese a la condición delicada de un detenido en delegación policial de Rivas, judicial lo remitió a juicio el 10 de mayo y le mantuvo la medida de mantenerle en prisión. El Cenidh advierte del peligro de esta disposición

Karla Vanessa Sánchez Lara muestra fotografías sobre la condición de su hermano José Antonio Meléndez, tras dos operaciones practicadas. LA PRENSA/E. ROMERO

Pese a la delicada condición de salud en que continúa el procesado José Antonio Meléndez Lara, un juez de Rivas, ha sostenido su posición de mantenerle en prisión y de remitirlo a juicio. La audiencia de juicio oral y público fue programado para el 10 de mayo.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), concluye que el caso denota tratos crueles, inhumanos y degradante y señala que es preocupante que se mantenga el confinamiento de Meléndez ya que está en riesgo su vida por la falta de condiciones.

Y manifiesta que la decisión judicial de mantenerlo detenido es  contrario a la Constitución Política y tratados internacionales de derechos humanos,  «por lo que exhortamos a las autoridades del presente caso tomar las medidas necesarias y extraordinarias para garantizar sus derechos» al detenido  «permitiéndole asistencia familiar y tener condiciones acordes a su delicado estado de salud».

El director jurídico del Cenidh, Gonzalo Carrión, expresó que es tan grave la situación del detenido que la audiencia inicial fue realizada en la misma delegación policial de Rivas.

“Ese es un juicio lleno de crueldad completo”, sostuvo Carrión.

Meléndez Lara fue vinculado a un caso de transporte de estupefacientes en octubre del año pasado cuando recibió un disparo en la cabeza en un retén militar, en el sector de Sapoá, Rivas y pese a la condición en que quedó, las autoridades no desisten de continuar con el proceso.

Existe un dictamen médico legal que indica que por la lesión cerebral sufrida necesita el cuido constante de familiares o el personal que está a cargo de él, pues como secuela tiene una perturbación psíquica permanente, y no tiene entendimiento del proceso judicial que se lleva en su contra.

Actualmente la defensa del detenido tramita en el Tribunal de Apelaciones, Circunscripción Sur,  una apelación ante la negativa del judicial de aceptar una “Excepción por falta de acción”, contemplada en el artículo 69 del Código Procesal Penal, pues  el acusado no tiene entendimiento del proceso en su contra, como consecuencia de las secuelas permanentes provocadas por el disparo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: