La bomba que EE.UU. lanzó en Afganistán mató a 36 miembros del Estado Islámico

El Pentágono difundió este viernes un video de la explosión ocasionada por la llamada "madre de todas las bombas"

Un fotograma del video que muestra la explosión de la bomba que lanzó EE.UU en Afganistán este 13 de abril. LAPRENSA/AFP.

La llamada «madre de todas las bombas», lanzada este jueves en Afganistán, mató a 36 miembros del grupo extremista Estado Islámico (EI), confirmaron este viernes las autoridades afganas. El grupo terrorista, por su parte, negó a través de la agencia de noticias Amaq que se registraran muertos o heridos en sus filas.

Además: Estados Unidos lanza «la madre de todas las bombas» en Afganistán

El objetivo de este ataque, según el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, era acabar con un complejo de túneles, cuevas y búnkeres en el distrito Achin de Nangarhar, que el Estado Islámico  utilizaba como una base de operaciones.

«Era el arma correcta contra el objetivo correcto», dijo este viernes en rueda de prensa el jefe del contingente estadounidense en Afganistán, el general John Nicholson, al hacer balance del bombardeo que se produjo este jueves y en el que Washington dio luz verde al uso de la bomba convencional más grande empleada desde la II Guerra Mundial.

Puede interesarle: Estados Unidos mata por error a 18 milicianos sirios

Video de la explosión

El Pentágono difundió este viernes un video de la explosión ocasionada por la llamada «madre de todas las bombas». El bombardeo con la GBU-43, un gigantesco proyectil de 11 toneladas que mata con una imponente onda de presión aérea, fue ejecutado este jueves a las 19:32 hora local (15:02 GMT) en el distrito de Achin, provincia oriental de Nangarhar.

El proyectil, el mayor disponible en el arsenal estadounidense (mide más de nueve metros de largo y tiene un diámetro de algo más de un metro), fue transportado por un avión Hércules MC-130, liberando un poder de destrucción equivalente a 11 toneladas de TNT.

Otros datos

El portavoz del Gobernador de Nangarhar, Attaullah Khogyanai, informó  este viernes que el número de combatientes del EI abatidos en la operación es de 92, mayor que el dado por las autoridades afganas.  Desde el Ministerio de Defensa de Afganistán rehusaron confirmar o desmentir esta cifra y señalaron que este sábado se ofrecerán nuevos datos.»En base a la información inicial que tenemos hasta ahora, 92 miembros del EI, la mayoría de ellos extranjeros y líderes, murieron», dijo Khogyanai.

El jefe de Gobierno, Abdulá Abdulá, indicó en Twitter que la bomba fue lanzada en coordinación entre los dos países en una zona que el EI usaba como campo de entrenamiento, depósito de armamento y base. «Muchas familias hace tiempo que fueron desplazadas del área por la brutalidad del EI», indicó, al asegurar que el Gobierno tuvo «mucho cuidado» de no causar daños entre la población civil.»La naturaleza conjunta de la operación muestra nuestra común resolución para eliminar el EI y los santuarios terroristas de nuestro país», dijo.

También ha habido voces críticas con la operación, especialmente sonora la del enviado especial de Gani y embajador afgano en Pakistán, Omar Zakhilwal, quien, también en Twitter, calificó el lanzamiento de la bomba de «reprobable y contraproducente». «Si las bombas grandes fueran la solución nosotros seríamos hoy el país más seguro de la Tierra», agregó.

Mucho más duro se mostró el expresidente Hamid Karzai, que condenó «vehementemente y en los términos más duros» la acción. «Esto no es la guerra contra el terror, sino el uso equivocado inhumano y más brutal de nuestro país como terreno de pruebas para nuevas y peligrosas armas», señaló.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: