Incendios: Bosques de Nicaragua arden más en el 2017

El aumento de los incendios forestales está condicionado por el aumento de altas temperaturas, debido a que estas favorecen a que la maleza este más seca y propensa a generar un incendio si encuentra una fuente de calor.

incendios

Durante la semana del seis al doce de abril, se registraron 131 incendios; 22 en casas o infraestructura, 92 en maleza y 17 en basura.LA PRENSA/ ARCHIVO

En poco más de tres meses del 2017, se han registrado 313 incendios forestales y agropecuarios, lo que representa que hubo un incremento de 116 incendios en comparación con los 197 registrados en el 2016.

La cifra fue confirmada por el informe de los Bomberos Unificados de Nicaragua, que aunque especificaron el número de incendios no dijeron la cantidad de hectáreas afectadas. El notorio incremento se debe a factores climáticos y a la poca conciencia por parte de la población sobre el tema, aseguran ambientalistas.

De acuerdo con Jurgen Guevara, oficial de industrias extractivas del Centro Humboldt, entre los factores que determinan el aumento en el número de incendios, se contabiliza el efecto de la sequía en los ecosistemas, que se siente con mayor fuerza sobre el Corredor Seco, además de las condiciones de deforestación.

«Si le sumas que tenés poca cobertura forestal, poca recarga de los acuíferos y la maleza que tenés está muy seca más las prácticas inadecuadas (…), la mala conciencia de muchos de los pobladores… muchas de esas actividades se salen de control y se dan los incendios forestales», expresó Guevara.

Según el informe que brindó la vicepresidenta designada por el Consejo Supremo Electoral, Rosario Murillo, este lunes, durante la semana del seis al doce de abril, se registraron 131 incendios; 22 en casas o infraestructura, 92 en maleza y 17 en basura.

Los incendios provocados en la maleza, en su mayoría, se debe a que los cazadores de iguanas y garrobos deben hacer quemas para capturar a los animales, es por tanto, que se requiere de un monitoreo y regulación de esta práctica que impactaría en la disminución de incendios forestales, consideró Guevara.

«Se observa que estas especies se comercializan en las carreteras, en puestos ilegales, y no existe un monitoreo adecuado y una regulación», dijo el especialista.

Abdel García, oficial de gestión de riesgo de Centro Humboldt, explicó que las condiciones del clima favorecen a que los incendios surjan con mayor facilidad.

García ha cuestionado que las acciones que implementa el Gobierno, por medio de su plan de incendios, tenga el efecto deseado. En el 2016 hubo menos incendios, pero esto no se ha sostenido en el presente año, lo que implica que siempre hay una condición de temperatura que predomina, explicó García. No se sabe si hay un avance en la conciencia de las personas sobre el tema, dijo.

Corredor seco padece

En un recorrido que hizo LA PRENSA hasta la represa Las Canoas, es evidente el rastro de los incendios sobre grandes extensiones de terreno que lucen negros por la huella del fuego. No obstante, las zonas más afectadas son los poblados que están dentro del Corredor Seco.

De acuerdo al informe de los Bomberos Unificados de Nicaragua, el país registra, en promedio, tres incendios diarios, en bosques y maleza. Los departamentos más afectados son Estelí, Somoto, Matagalpa y Ocotal, al norte de Nicaragua, y León y Chinandega al noroeste.

En el 2014 se registraron 339 incendios; en el 2015, 259 y en el 2016, 197 incendios, según cifras oficiales. Estos han representado la pérdida de 16, 825 hectáreas; 15,907, respectivamente, y en el caso del 2016 se desconoce.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: