Epilepsia: temida enfermedad neurológica causa del desconocimiento social

La epilepsia no conoce de sexo, edad o raza. Es una enfermedad neurológica que afecta alrededor de 50 millones de personas en el mundo

Epilepsia

LA PRENSA/Thinkstock

La epilepsia es un trastorno neurológico crónico en el que grupos de células nerviosas o neuronas, en el cerebro, ocasionalmente transmiten las señales en una forma anormal y causan ataques o crisis epilépticas.

Mari Carmen de Miguel, miembro de la Asociación de padres y amigos defensores del epiléptico (A.P.A.D.E.) en España, habla sobre el día a día de una persona epiléptica y subraya la importancia de distinguir entre los afectados adultos, jóvenes y niños.

“En cuanto a la infancia todo depende del tratamiento y del trato que reciban de los padres, de la familia y del entorno social. En el entorno familiar hay que distinguir si hay una sobreprotección en ese niño, o si por el contrario se le exige demasiado”, relata la especialista.

Con el avance de la edad,  explica,  evoluciona también el “campo de socialización” y se producen reacciones en el entorno que van desde el rechazo hasta el profundo sentimiento de ayuda.

“En la edad adulta tienen grandes problemas porque algunos se encuentran bastante limitados para conseguir trabajos. Estas limitaciones dependen del grado de afectación de la enfermedad”, comenta Mari Carmen de Miguel.

“Hay afectados que tienen crisis epilépticas muy de vez en cuando y su medicación consigue controlarlas, pero también hay personas muy afectadas por la enfermedad, que tienen grandes problemas discapacitantes”.

“Algunos tienen falta de movilidad, crisis epilépticas tres o cuatro veces al día; son personas que deben tener protecciones especiales en rodillas y cabeza; y esto es bastante duro”, señala.
Cualquier persona puede desarrollar una crisis epiléptica

De acuerdo con el  neurólogo Claudio Cárdenas Caballero, compartió   con el portal globovisión.com. que cualquier cerebro tiene la capacidad de desarrollar una crisis epiléptica en cualquier condición.

Son muchas las posibles causas de la epilepsia. Sin embargo, en la mitad de los casos, se desconoce la causa. En otros casos, la epilepsia está claramente vinculada a factores genéticos, anomalías del desarrollo cerebral, infección, lesión cerebral traumática, accidente cerebrovascular, tumores cerebrales u otros problemas identificables.

Aunque hay diferentes crisis de epilepsia, el cardiólogo Cárdenas Caballero puntualizó que se debe cumplir con una serie de pasos para dar buen trato a las personas que lleguen a presentar en algún momento un cuadro de epilepsia:
– Guardar la calma.
– Colocar a la persona de lado con una almohada en la cabeza.
-No intentar contener los movimientos.
-Separar de alrededor todo aquello que pueda causar daño al paciente.
-No intentar meter nada en la boca, ya que la crisis va a ceder.
-Comunicarse con el médico tratante al tener un diagnóstico.

Imagen social de la epilepsia

Existe gran desconocimiento social sobre esta enfermedad. Lo primero que debemos saber es que el grado de afectación “es un abanico muy amplio”.

“Nosotros impartimos charlas periódicamente en los colegios, pero aún hay mucho desconocimiento, indudablemente no es el estigma que había en tiempos pretéritos, pero siempre hay un cierto temor.

Pienso que ese temor viene provocado por la ignorancia de cómo tratar a una persona cuando está padeciendo una crisis epiléptica, pero desde luego la imagen ha mejorado mucho”, argumenta Mari Carmen de Miguel.

Asegura además, que las personas con epilepsia se sienten más seguros que antes, ya que antiguamente “era una enfermedad que se ocultaba a la sociedad y ahora no, por el ello el enfermo se siente más empoderado”.

Mitos sobre la epilepsia

1-Si tiene sacudidas es epilepsia. No todas las crisis epilépticas implican sacudidas. En muchas ocasiones, las crisis son sutiles y consisten en leves desconexiones del medio, movimientos involuntarios imperceptibles de una extremidad, movimientos automáticos como frotarse las manos o de chupeteo o, incluso, en la percepción de olores o sensaciones anómalas. Tampoco todas las pérdidas de conocimiento con sacudidas son crisis epilépticas, ya que pueden ser, por ejemplo, síncopes.

2Los epilépticos se tragan la lengua y se asfixian. Es imposible tragarse la lengua, aunque en ocasiones se muerden la lengua y expulsan sangre con saliva por la boca. Durante un ataque epiléptico se contraen todos los músculos, incluyendo los de la respiración, por lo que la persona puede adquirir un color morado durante el inicio de la crisis al dejar de respirar, aunque tenga la vía aérea libre. Compruebe que no tenga nada en el cuello que pueda dificultar la respiración, como un collar o una corbata.

3-Durante una crisis, tengo que meterle algo en la boca. Nunca debes introducir objetos en la boca de quien esté sufriendo una crisis ya que con ello no solo no evita que se asfixie, sino que aumenta la probabilidad de que ese objeto se vaya a la vía aérea y no pueda respirar. Además, sus músculos de la masticación se contraen completamente, por lo que pueden romper los dedos de la persona que se intente introducir algún objeto.

4- Los epilépticos son enfermos mentales. La gran mayoría de personas con epilepsia no tiene alteraciones cerebrales que provoquen trastornos mentales.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: