Cenidh documenta violaciones a derechos humanos en marcha anticanal

El Cenidh denunció ante la Relatoría Especial de Libertad de Expresión las acciones cometidas por el gobierno contra la población que pretendió participar en la marcha anticanal en Juigalpa que evidencia el deterioro en que se encuentra el derecho a la libertad de expresión, de manifestación, y la libertad de circular libremente

marcha anticanal

La Policía militarizó Juigalpa el día de la marcha anticanal, denunció el Cenidh. LA PRENSA/L. VILLAGRA

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), documentó cada uno de los casos en los que el Gobierno violentó el derecho de diferentes sectores de la sociedad a la movilización, expresión y de manifestación, el pasado 22 de abril, cuando había sido convocada una marcha anticanal, en Juigalpa.

En una carta dirigida al relator especial de Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Edison Lanza, el Cenidh le expresa la preocupación por lo ocurrido.

Y menciona que la obstaculización de la marcha al igual que las anteriores en contra del proyecto del Canal Interoceánico, “evidencia el deterioro en que se encuentra el derecho a la libertad de expresión, de manifestación, y la libertad de circular libremente” en el país.

Al tiempo que le manifiesta a Lanza “que acciones para la incidencia en decisiones que son importantes para la población son objeto de obstaculización, criminalización y represión” hasta establecer “prácticamente un estado de sitio para impedir que el pueblo nicaragüense se exprese”.

Ese día indica que desde tempranas horas de la mañana, Juigalpa era una ciudad totalmente militarizada por centenares de policías antimotines, que impedían a la población movilizarse dentro de la ciudad, donde a su vez fue impulsada una contra marcha en la que participaban estudiantes, empleados públicos obligados   a participar y algunas personas afines al gobierno.

Desde el día anterior la Policía Nacional retuvo en distintos puntos del país de manera ilegal a varias personas impidiéndoles llegar hasta Juigalpa.

Entre estos hecho fue evidente la detención de las dirigentes Violeta Granera Padilla, Ana Margarita Vigil y Azahalea Solís.
23 de abril ocurrió un hecho en contra de Maynor López Ramírez, hijo de la dirigente campesina Francisca Ramírez. El caso “tiene  todos los indicios de un hecho intencional por parte de personas no identificadas”.

Hostigamiento al Cenidh

El Cenidh denuncia también el hostigamiento y obstaculización del que fue objeto el equipo presidido por su presidenta, Vilma Núñez, desde el viernes 21 de abril, en horas de la tarde, cuando viajaban hacia Juigalpa, donde el movimiento campesino convocó para marchar contra el proyecto del Canal, con motivo del Día de la Tierra

Refieren que la Policía tras pedir los documentos, rodeó el vehículo, lo fotografió y buscó sus nombres en una lista.

Desde que el equipo del Cenidh integrado por ocho personas llegó a Juigalpa y durante todo el 22 de abril que permanecieron en esa ciudad, asegura fueron objeto de seguimiento permanente– tanto a ellos como a los vehículos en que se desplazaban– por parte de patrullas policiales y por personas en motocicleta.