¿Está lista tu casa para tanta lluvia?

Este es el momento perfecto de evaluar si tu hogar está preparado para una temporada lluviosa fuerte y, sobre todo: si estaría bien protegido junto con tus pertenencias en caso de una catástrofe.

los centavos

Gisella Canales Ewest.

La temporada lluviosa está empezando en Nicaragua, dejando consigo daños y pérdidas. La noche del jueves 4 de mayo llovió lo que correspondería a 25 días de aguacero, una lluvia con tal fuerza que puede dañar la estructura que creamos más segura. Este es un excelente momento para evaluar si tu hogar está preparado para una temporada lluviosa fuerte y, sobre todo: si en caso de una catástrofe, estaría protegido junto con tus pertenencias.

Si en los últimos años has comprado vivienda nueva mediante crédito hipotecario debés tener una póliza que la proteja, pero ¿conocés sus coberturas? Muchas veces, cuando llega una eventualidad como inundación, se piensa que ese seguro cubre todos los daños ocasionados, lo que no es así. Debés revisar tu póliza para conocer cuáles son las coberturas ya que generalmente los seguros que podés contraer a través del banco solo cubren la estructura de la vivienda y únicamente ante ciertas circunstancias, no en todo tipo de catástrofes.

Lee también: Así podés calcular tu pensión de vejez

La asesora de seguros Marelyn Guevara, explica que la póliza que regularmente se contraen con los créditos hipotecarios es la de “Incendio Hogar”, que cubre de manera básica incendios, rayos y explosiones, riesgos catastróficos y no catastróficos, pero debés revisar siempre los montos de cobertura, pues ya se han dado casos en los que las pólizas están valoradas por cantidades menores que el valor de la vivienda y hasta menores al saldo con el banco, por tanto te podría afectar seriamente tus finanzas si enfrentaras una catástrofe.

Si bien la póliza Incendio Hogar ampara la mayoría de los riesgos que pueden afectar una vivienda, no siempre incluye los daños por agua, que se agregarían como una extensión o cobertura adicional.

Normalmente la cobertura de Incendio Hogar se limita a daños provocados por agua de lluvia o de drenaje (incluso cauces) que se desbordan y se meten a las viviendas, es decir afectaciones de agua que ingresa de abajo hacia arriba, pero no cubren los daños provocados por el agua que ingresa de arriba hacia abajo –por ejemplo si una gotera arruina cielo raso, canaletas o paredes falsas–, ni cubre los enseres. Aunque las compañías han ido mejorando sus paquetes de coberturas, debés revisar siempre tu póliza para verificar si incluye estos riesgos o no.

 

“Cuando te entregan tu casa el seguro es básico, es nuestra responsabilidad saber qué estamos pagando”, recomienda la asesora.

 

OJO: en esta revisión también tenés que verificar cuánto es el deducible a pagar en caso de usar la póliza, pues en algunos casos se debe pagar el 2% del total asegurado y no de lo que vayás a usar (lo cual es algo muy alto) o si se calcula sobre la base del monto a pagar.

Cuando el invierno se hace más severo y los suelos se saturan de agua, otro incidente común es el desplome o socavación de muros perimetrales, que generalmente tampoco están cubiertos por estos seguros. Insisto: si adquiriste tu póliza por un crédito hipotecario, debés revisar si las coberturas son suficientes, especialmente si hiciste mejoras a la casa.

Muchas veces pensamos solamente en “no pagar más seguro”, pero las consecuencias de no tenerlo o tener uno que no nos cubra adecuadamente, pueden dañar gravemente tu bolsillo en caso que ocurriera una calamidad.

¿Y mis pertenencias? En ninguno de los casos anteriores están cubiertas tus pertenencias; para que podás percibir una indemnización en caso de daños por lluvias, inundaciones, incendios o cualquier evento catastrófico, debés contratar una póliza especial para los enseres, que generalmente se vincula a la póliza de la vivienda.

Aprendé a prepararte para una entrevista de trabajo

Aquí te doy dos buenas noticias:

1) Si no tenés asegurada la vivienda (porque alquilás, por ejemplo), podés asegurar tus pertenencias de forma independiente.

2) No es caro hacerlo. La póliza mínima cuesta unos 58 dólares al año (4.80 dólares por mes, o 145 córdobas, es decir menos de 5C$ por día) y con ella podés cubrir lo que tengás en casa: muebles, electrodomésticos, equipos electrónicos, entre otros. Si tus enseres suman un monto elevado, por ejemplo 25,000 dólares, se paga 3.75 dólares al año por cada mil asegurado (más IVA).

Hay que aclarar que si querés proteger tus pertenencias de robos, también es una cobertura extra, así como si querés proteger tus pertenencias móviles (como computadoras, tablets o teléfonos) para que estén cubiertos fuera del hogar, o si querés que estén cubiertos en caso de daños por variación de voltaje.

Para darle peso a tus pesos lo ideal es que revisés a la brevedad qué tenés cubierto con seguros y qué no, para que podás incorporar las extensiones necesarias según tu caso y así hagás frente a una situación de emergencia.

(*) Autora del blog de finanzas personales Dele Peso a sus Pesos.
gisella@delepesoasuspesos.com